Banco de Energía: Sietes facetas de un diamante

0
202

La idea del Banco de Energía, como recurso para la preparación psicológica del comercial cuando tiene que salir a captar un inmueble, ya se la mostré en una postal anterior. Ahora le hago ver que su uso es mucho más amplio que en la Captación Inmobiliaria y que debe recurrirse a él siempre que la actitud mental del vendedor esté por los suelos. Y eso puede ocurrir en cualquier momento del trabajo comercial.

Ya le expliqué allí cuál podía ser su composición genérica, así que ahora vamos a presentarlo con más detalle.

 

1.- Un Banco de Energía es un ramo de delicadas y variadas flores y frutos.

  • Así es, ante todo, sus fuentes son múltiples. Es un agregado de citas, pensamientos y fragmentos de texto  de diversos autores clásicos y modernos,  que nos hayan dejado huella, y cuya relectura nos haga sentirnos bien. En la actualidad,  y dada la influencia del video en nuestras vidas, también podrá contar con fragmentos de videos, películas y documentales. (Y también diapositivas o infografías.) La idea básica aquí es pues: Reunir en un solo lugar de lectura/visionado, un conjunto de fragmentos con ideas, exposiciones, manifiestos, historias, que nos hagan sentir bien. Note que los autores son otros; nosotros, solo somos sus degustadores.
  • Como las fuentes de literatura de poder son muy amplias tendrá usted dónde elegir. Busque fuentes de prestigio y luego, en ellas, busque aquello que le inspire, que le motive a la acción eficaz y honesta, aquello que le haga sentirse bien.
  • Recuerde que su finalidad no es la acaparación (colección de fragmentos) sino su uso cuando nos encontremos bajos de moral o estemos desfallecidos anímicamente. Es entonces cuando su uso es acertado; lo leemos para mejorar instantáneamente nuestro estado de inacción, angustia o demora.
  • Usualmente su formato será el de una colección de textos/vídeos/presentaciones/ podcast/noticias/ etc., vertidos ya sea en papel ya sea en formato digital.
  • Claro que aquí pudiera tener cabida la reflexión religiosa ―existen algunos textos que recogen colecciones de pensamientos excelentes para levantar el ánimo―, pero recuerde que aquí estamos hablando de un manual de lectura de mejoramiento rápido “laico y psicológico”. (De todas formas, si se siente usted mejor, añada a este manual cuanto material religioso le haga sentirse bien.) En algunos formatos a esto se le llama Breviario, lo cual apunta a que este recurso NO es del tamaño de una enciclopedia. Al contrario la selección y depuración de sus contenidos debe de ser constante.

 

2    Un Banco de Energía es una lista de mandamientos para la acción correcta.

El Banco es, en este segundo punto, un conjunto de citas o instrucciones comentadas por el mismo autor, que desarrolla con amplitud, un cierto número de ideas estimulantes alrededor de una lista con sus postulados principales.

Este es un depósito de literatura de poder distinto al anterior.  Ahora, aquí, solo es un autor el que elegimos y para ese autor seleccionamos un texto único, más o menos extenso. En este caso el autor desgrana su filosofía de vida alrededor de una serie de tópicos principales.

Un buen ejemplo puede constituirlo los secretos de El vendedor más grande del mundo (OG MANDINO). Véase lo que nos dice de este texto  en la Wikipedia, a modo de reseña parcial:

 

«El libro de 128 páginas es una guía clásica de la filosofía de un vendedor, contando la historia de Hafid, quien se enamora de Lisha, la hija de Calneh, un hombre muy rico, siendo él apenas un simple camellero. Hafid, descontento con esa vida, se acercó a su protector Pathros, un potentado mercader, (el cual en ése momento era considerado el vendedor más grande del mundo) a quien le pide consejo para convertirse en un hombre poderoso como él, y así algún día obtener también para él, el título del vendedor más grande del mundo. Pathros primero inspecciona las intenciones de Hafid, ya que sospechaba que sólo le pedía ese favor por amor al poder y al dinero, pero cuando se enteró de que era por el amor de su futura mujer Lisha, entonces decide ayudarlo y lo encamina en el arte de generar ventas, PERO NO LE HACE LA VIDA FÁCIL, primero Hafid debe ganarse el derecho a ser instruido por Pathros, quien le encomienda a Hafid, ir en un viaje para vender un manto en la región de Belén de Juda, pero en realidad, es un viaje de AUTO DESCUBRIMIENTO, en el cual, Hafid entenderá cual el la verdadera base del éxito. Pathros recibe una prueba del cielo que involucra al mismísimo niño Jesús. Con esto Pathros se queda convencido de que Hafid es el elegido para ser el nuevo dueño de 10 pergaminos extraordinarios que le enseñarán las artes de cómo convertirse en el vendedor más grande del mundo. Hafid a su vez, promete cuidarlos al tiempo que puede aplicarlos en su vida, pero con la condición de que su contenido era un secreto y debería permanecer oculto hasta que algún día apareciera una persona que de alguna forma le transmitiría una señal que sería de tal forma tan evidente, aunque esta persona ignorara que preguntar, o que buscar, le haría ver que era él, el elegido, y entonces Hafid le entregarías los pergaminos, para que libremente pudiera compartir su contenido con el mundo. En la segunda parte de este libro, Hafid, ya anciano y habiendo repartido su fortuna y desbaratado el imperio que con tanto ahínco construyó durante su vida (en la primera parte del libro), recibe una inesperada visita de Saulo, predicador de Jesús, a quien posteriormente se le conocería como Pablo, el apóstol. Y quien sin saberlo, portaba en su mochila, el signo que indicaba que él era el elegido para transmitir al mundo el contenido secreto de los 10 pergaminos.» (1)

 

Se suele renombrar los diez pergaminos, puesto que en el texto original no se titulan, bien  por la primera frase de su contenido, bien por alguna otra que se reitera dentro del mismo. Son estos:

Pergamino núm. uno:          Hoy comienza una nueva vida. (Cap. VIII)

Pergamino núm. dos:           Saludaré este día con amor en mi corazón. (Cap. IX)

Pergamino núm. tres:          Persistiré hasta alcanzar el éxito. (Cap. X)

Pergamino núm. cuatro:   Soy el milagro más grande de la naturaleza. (Cap. XI)

Pergamino núm. cinco:      Viviré este día como si fuera el último de mi existencia. (Cap. XII)

Pergamino núm. seis:          Hoy seré dueño de mis emociones.  (Cap. XIII)

Pergamino núm. siete:       Hoy me reiré del mundo. (Cap. XIV)

Pergamino núm. ocho:       Hoy multiplicaré mi valor en un ciento por ciento. (Cap. XV)

Pergamino núm. nueve:    Procederé ahora mismo. (Cap. XVI)

Pergamino núm. diez:        Oración. (Cap. XVII)

La lectura de uno de ellos cada día puede ser un buen incrementador de energía. Y es un ejercicio que recomendamos. (2)

 

 3    Un Banco de Energía es una vacuna contra la aflicción y el decaimiento.

 Entienda que, bien sea el libro indicado la referencia para esta parte, o sea otro, usted debe de preparar una lista de pautas de acción que le guíe en su acción diaria como vendedor. Y tras la lista, es necesaria su lectura y reflexión diaria. Con esto buscamos antes el remedio que la enfermedad, esto es, que con estas “letanías” diarias también deseamos lograr un efecto preventivo frente a la angustia y la desazón que a en muchos casos nos solicitarán.

 

 4   Un Banco de Energía es un despertador que nos avisa de los logros que debemos obtener.

 Un motivador de lo más poderoso es el prestigio y desempeño profesional. Cualquiera que sea nuestro trabajo tendremos que alcanzar ciertas metas, hacer o lograr determinadas cosas.

El programa de objetivos profesionales que nos hayamos podido marcar, es decir aquello que constituya “el qué he decidido que voy a obtener en tal  plazo, en mi área de trabajo o emprendimiento“,  constituye una incitación a la acción. Y es que no podemos estar parados mientras los logros no se hayan alcanzado. Recordar esto nos moviliza.

Así pues la tercera parte de su Banco será una descripción de lo que debe usted de lograr -aquello a lo que está obligado hacer- en función de su trabajo.

 

 5   Un Banco de Energía es un recordatorio de que trabajamos no solo para cumplir con nuestra palabra sino también porque sus consecuencias nos permiten mejorar en áreas distintas a las del trabajo.

 El programa de objetivos personales, en áreas diferentes a las laborales, lo que voy a conseguir a causa de los rendimientos materiales de mi trabajo, tiene que ser revisado periódicamente. Tener en mente lo que voy a lograr o a perder si no lo consigo, acelera y  presta alas a la acción.

El planeamiento de la vida personal de cada uno queda fuera de las líneas de este sitio, así que no nos extenderemos aquí. Pero una descripción sumaria de lo que pensamos obtener en las distintas áreas de nuestra existencia debe de formar parte del mismo. Tener a la vista y releerlo periódicamente, ayuda a la acción.

 

 6   Un Banco de Energía es un almacén de buenas noticias

 Otra parte de este recurso es el registro (anotación y relectura periódica)  de las cosas positivas que nos pasan, de todo aquello de los que disfrutamos, la relación de todas las personas que nos quieren y por las cuáles debemos luchar. O. S. Marden escribió hace casi 150 años una idea espléndida: El libro de las sonrisas de una vieja dama, de la que pronto le daremos noticia. Se trata de recoger diariamente todo aquello que nos hace sentirnos bien. Si no lo anotamos se nos olvida pronto, pero si lo así hacemos, nos encontraremos pronto con una lista enorme de buenos momentos del día que nos ayudarán a soportar aquellos otros que vienen torcidos.

 

7  Un Banco de Energía es almacén de buenas noticias profesionales.

Otra parte de este recurso es el registro (anotación y relectura periódica) de los éxitos profesionales que hemos obtenido. Tenemos que escribir todos los logros profesionales  que hemos conseguido, todas las operaciones terminadas con éxito, todas las ventas cerradas, todos los alquileres firmados, todas las valoraciones cobradas, etc. Es decir, habrá que recoger la historia de éxito de nuestro negocio o nuestra labor. Y si en esta parte no somos breves, no importa, el éxito honrado nunca es suficiente.

Y si quiere usted “sacar nota” lleve usted un registro detallado de las causas de su éxito, esto es, anote las razones por las cuáles ha ganado cuando ha cerrado la venta con éxito. Véase a este respecto nuestra postal El Espejo Borroso.

Y si busca la excelencia en ventas, anote usted además lo que le ha faltado para ganar cuando ha perdido sus operaciones. Esto es, registre usted las razones por las que ha perdido la venta fracasada. Véase nuestra postal La Herida sin Cerrar.

La  lectura diaria de esta parte es una de las mayores palancas de motivación que existen. ¡No hay nada como el éxito para atajar las penas puntuales que puedan sobrevenirnos!”

 

 

 

 Notas:

(1)  Léase el artículo completo en: http://es.wikipedia.org/wiki/El_vendedor_m%C3%A1s_grande_del_mundo . En esa entrada el lector encontrará, además, el texto de los dos primeros pergaminos.

Og murió a los 72 años ―el 3 de septiembre de 1996 en Massachusetts, Estados Unidos―, pero su obra, especialmente este libro, le sobrevivirá mientras haya vendedores. Og escribió otros textos, pero este es el mejor de todos ellos. Se lo recomiendo vivamente.Og Mandino es uno de los más grandes escritores de Autoayuda y Superación, que ha dado el siglo pasado. Léase la relación de obras que se indica en: http://es.wikipedia.org/wiki/Og_Mandino

(2) Un vendedor que conocí hace años, había fotocopiado los capítulos de los diez manuscritos en tamaño reducido, en el formato de papel que utilizaba en su agenda de hojas intercambiables. Había incorporado las fotocopias a una sección de su agenda y cada día, antes de ponerse a trabajar, leía ―uno por vez― los pergaminos. Me pareció una excelente idea entonces y ahora pienso que en un mundo como el actual, repleto de teléfonos inteligentes y tabletas digitales, será muy fácil replicar esta idea.

(3) No es fácil tener un buen Banco de Energía en los primeros momentos de la vida de un vendedor pero son tantas sus virtudes que no puedo menos que recomendárselo. Y si al principio le sale algo chapucero, no importa, la práctica lo llevará a su perfección. Recuerde que algo hecho, aunque sea torpemente, es mucho mejor que algo perfecto… que está pendiente de hacerse.

(4) La imagen del texto de Og Mandino corresponde a la portada del libro de la Editorial DIANA que hace ya muchos años compré, pero usted  podrá encontrar este excelente libro con facilidad en cualquier otra edición más moderna.

(5) La imagen que encabeza esta postal la hemos compuesto nosotros a base de imágenes de Pixabay y formas de Microsoft. A ambos agradecemos su cortesía al permitir el libre uso de estas imágenes.

Me despido a la romana: ¡Siga con Salud!

Miguel Villarroya Martín, a  23 de octubre de 2015/ Madrid. España / PyC.003 /