¿Circunstancias favorables para comprar una vivienda sobre plano?

0
128

El inicio de la construcción de nuevas viviendas nos plantea una pregunta: ¿Es ahora un buen momento para comprar una vivienda sobre plano? Esta modalidad de compra fue descartada durante los años de crisis, pero parece que algunos compradores vuelven a tenerla en cuenta.

Esto se debe principalmente a las ventajas que tiene adquirir las últimas viviendas, terminadas o casi, de cualquier promoción. Según Daniel Cuervo, secretario general de APCE, “en estos momentos alcistas de precios, con subidas de entre el 5% y el 7% interanual, se puede comprar más barato si se hace sobre plano y a precio cerrado”. Además, estas viviendas “se construyen donde la gente las quiere comprar y las promotoras afinan al máximo los proyectos a la exigencia de los demandantes para asegurar las preventas”.

Ventajas para el consumidor

Ahorro.

Comprar una vivienda sobre plano puede suponer un ahorro de entre el 5% y el 15%, pero antes de adelantar dinero, se debe estudiar muy bien la situación.

Promotores y Apis destacan que este ahorro puede darse si se mantiene el ciclo actual alcista.

Por otra parte, se pueden aprovechar ofertas comerciales o bonificaciones de las promotoras, ya que suelen darse porque necesitan vender un número determinado de viviendas y/o premian al cliente por la confianza depositada.

 Facilidades de pago.

Tanto Daniel Cuervo como Diego Galiano, presidente del Consejo General de Coapi, coinciden en que esta razón tiene bastante peso. “La construcción de un edificio residencial suele oscilar entre 18 y 24 meses, por lo que el consumidor tiene ese plazo para diferir el pago del total de la vivienda. Durante ese tiempo se entregan unas cantidades a cuenta, pero no es un préstamo hipotecario”.

Los promotores afirman que esta compra  “no requiere tener un ahorro previo para afrontar en un único pago el 20% del precio que no da el banco y el 10% de IVA, ya que ese 30% se va pagando de forma aplazada, hasta la entrega de la vivienda”.

Mayor seguridad de acceder a la vivienda deseada.

Además de poder elegir un inmueble concreto de una promoción, al no estar construida la vivienda es posible cambiar elementos al gusto si se llega a un acuerdo con la promotora. Hablaríamos del concepto “customización de la vivienda”.

 

Recomendaciones

Los Api recomiendan que exista plena seguridad jurídica y económica a la hora de realizar la venta sobre plano. Es primordial que el comprador cuente con asesoramiento profesional.

El consumidor debe, al menos:

Tener información sobre la promotora y el proyecto. Los consumidores tienen derecho a conocer todos los datos identificativos de la obra, empresa constructora, descripción de la vivienda, etc.

-Revisar detenidamente el contrato, prestando atención a las cláusulas abusivas, así como la inclusión del precio exacto de la vivienda, IVA y fecha concreta de entrega de llaves.

-Solicitar una memoria de calidades detallada.

Reclamar los planos y conocer bien la futura vivienda.

Revisar detenidamente la vivienda terminada antes de firmar las escrituras.

-Tener cuidado con los retrasos en la entrega. El consumidor puede exigir que el contrato refleje una penalización para el promotor si no cumple el plazo de entrega.

Vigilar las cantidades entregadas a cuenta, que pueden perderse si la promoción inmobiliaria no sale adelante.

 

Por último, Daniel cuervo recuerda que los promotores no pueden comercializar viviendas sin previamente tener una licencia de obras, por lo que los compradores deben exigir esta información, y todos los datos de la promoción, y nunca entregar dinero a cuenta antes de recibir el aval o seguro que marca la ley.  Asimismo añade que la situación actual no se asemeja a la que se produjo con el “boom inmobiliario”, dando un mensaje de tranquilidad: “Actualmente el panorama no tiene nada que ver con el intrusismo sufrido en aquellos años, cuando muchos de los promotores no eran profesionales”, aunque reitera que aun así, los compradores deben ser precavidos y conocer sus derechos.