Los tipos de interés no subirán en Europa como mínimo hasta finales de 2018

0
63

Fuente de la imagen

Según las últimas reuniones del BCE, los tipos de interés no subirán al menos hasta diciembre de 2018 y cabe la posibilidad de que todavía se alargue más en el tiempo.

En el marco de futuros sobre tipos, la probabilidad de un alza por parte de Mario Draghi (Economista y presidente del Banco Central Europeo) no supera el 30% hasta julio de 2018. Para la reunión del consejo del BCE en octubre, se estanca en el 48,5% y solo rebasa el 50% para el encuentro del 13 de diciembre.

Las declaraciones de Mario Draghi sugieren que ha modificado ligeramente su orientación futura sobre los tipos y nos dan a entender que se llevarán a cabo políticas menos acomodadizas.

“El Consejo de Gobierno espera que los tipos de interés clave del BCE permanezcan en su nivel actual durante un período de tiempo prolongado y más allá del fin de las compras de activos”.

En cuanto a proyecciones macroeconómicas tenemos que en general, la política que ha llevado a cabo hasta ahora el BCE está teniendo un impacto positivo en la eurozona, que se materializa en el crecimiento del PIB y empleo, aunque todavía no hayan alcanzado niveles idóneos.

Sin embargo, aunque el crecimiento está mejorando, la inflación sigue siendo moderada. El presidente del BCE afirma que continuará su intervención en el mercado durante algún tiempo, ya que el emisor debe ser “paciente, confiado y persistente” y que sus recursos están funcionando correctamente.

Por otra parte, la moneda ha alcanzado un valor que no se daba desde enero de 2015, estando en casi 1,20 dólares. La excesiva fortaleza de la divisa está encareciendo las exportaciones en los países de la zona euro y esto puede dar lugar a la vuelta de la deflación.

La situación de los bancos y los hipotecados españoles

Todo indica que las entidades bancarias tendrán que enfrentarse a otro año sin subidas de tipos y esto remarcará las medidas que ya están tomando para hacer frente a esta situación: la subida de los diferenciales sobre el Euríbor a los nuevos créditos y no pagar a sus clientes por los depósitos.

Los hipotecados de nuestro país pueden tener la tranquilidad de que no verán subidas en sus cuotas hasta finales de años como mínimo.