Sigue paralizada la construcción de 100.000 nuevas viviendas en Madrid

0
61

A pesar de que Madrid cuenta con un importante desarrollo urbanístico en los PAUs situados en el sureste de la ciudad con la intención de llevar a cabo la construcción de 100.000 viviendas, la alcaldesa Manuela Carmena ha paralizado los permisos y licencias para completar la urbanización de la zona.

El sureste de Madrid posee más de 5.000 hectáreas de suelo sin desarrollar y el plan vigente plantea construir más de 100.000 viviendas de forma sostenible, en un plazo de 15 a 20 años, conformando cuatro nuevos barrios: Los Ahijones, Los Barrocales, Los Cerros y Valdecarros.

La intención es que la mitad de estas viviendas sean protegidas y están proyectadas como una alternativa de vivienda económica para una posible expansión demográfica de la ciudad. Además, estos nuevos inmuebles estarían destinados a las clases medias y de menos recursos, oscilando los precios de los mismos entre los 160.000 y los 240.000 euros.

Es por todo esto que ha llamado la atención la decisión del Ayuntamiento, dirigido por Manuela Carmena, de no ver viable dicha expansión de la ciudad en un contexto tan complicado en el que el precio de la vivienda en Madrid sigue incrementándose, cada vez resulta más complejo alquilar y los alquileres turísticos toman protagonismo en el centro de la ciudad.

Aunque el objetivo del plan sea apaliar la problemática de la vivienda y la Comunidad de Madrid no ve problemas para aprobar el desarrollo de los PAUs e iniciar los proyectos, el gobierno de Ahora Madrid plantea “reprogramar” el plan tras reunirse con distintos colectivos porque “Es necesario afrontar el desarrollo de nuevos barrios de manera realista, de acuerdo con las previsiones demográficas y económicas, y no impulsar la urbanización de suelo en grandes cantidades a largo plazo que luego queden vacíos por falta de demanda y requieran gastos públicos para su mantenimiento sin sentido”.

Las expectativas de crecimiento de la ciudad es uno de los puntos más debatidos entre promotores y el Ayuntamiento. Los primeros insisten en la necesidad de que se apruebe el proyecto porque Madrid está creciendo notablemente tanto en la actividad económica como en demografía. No obstante, el gobierno de Ahora Madrid persevera en que el modelo de las 100.000 viviendas es excesivo.