Impulsos fiscales claves para salir de la crisis económica

0
724
Impulsos fiscales salir crisis económica

Debido a la recesión económica que estamos viviendo por culpa del covid-19, el mundo empresarial se ha visto obligado a redactar un documento con peticiones dirigidas al Gobierno y a los organismos europeos de ayuda y recuperación tras los acontecimientos acaecidos por el coronavirus.

El impacto de la crisis sobre la economía es una realidad, la caída de la oferta y de la demanda en bienes y servicios de manera simultánea ha generado una recesión sin precedentes en España y Europa en los próximos meses. Desde el Gobierno, y también desde la sociedad civil, debemos poner en marcha fórmulas que nos permitan superar esta situación minimizando el número de ciudadanos afectados y a la vez los daños a la actividad empresarial.

Para ello, los empresarios consideran necesario planificar con antelación la fase de remontada económica, que empezará cuando acabe el estado de alarma y la actividad pueda volver a la normalidad.

“Debemos pensar en la deseada fase de recuperación, que será más rápida y enérgica cuanto menos se haya deteriorado la actividad productiva, más empresas sigan operando y menos trabajadores hayan perdido sus empleos”, añade el Círculo de Empresarios.

El documento habla de una crisis intensa de una duración indeterminada por lo que se pide asegurar el buen funcionamiento de las medidas que ya se han puesto en marcha y más ayudas que preserven los puestos de trabajo.

“Los colectivos más vulnerables necesitan el apoyo del Estado a través de medidas sociales que, aunque con cierto retraso, ya se están poniendo en práctica. Pero también las empresas, especialmente de los sectores más afectados, necesitan ayudas y disponibilidad de financiación y flexibilidad para mantener sus plantillas y superar así esta etapa tan difícil sin echar el cierre ni destruir empleo”, aclara el comunicado. Además, los empresarios insisten en la necesidad de que la Administración garantice la efectividad de las medidas que ha aprobado a lo largo de las últimas semanas. Por ejemplo, de los 100.000 millones de euros en avales públicos  para que las pymes y los autónomos puedan pedir créditos al ICO respaldados por el Estado.

De dicho importe ya se han activado los primeros 20.000 millones de euros, aunque hay sobredemanda por parte del tejido empresarial. Por eso, reclaman una gestión ágil de las solicitudes.

Hay mucha preocupación por parte de algunos sectores como el comercio poniendo de manifiesto que no pueden afrontar los gastos corrientes del día a día y que se están viendo abocados a cerrar, además de otros sectores cómo el turismo y la construcción según publica ABC.

Necesidad de un impulso económico

El documento considera que la estrategia de recuperación necesita un  impulso monetario y fiscal tanto de España como de la Unión Europea ampliándose el programa de compra de deuda para mantener la liquidez y la estabilidad financiera en la eurozona.

España es uno de los países europeos que menos facilidades está dando a las empresas para pagar impuestos. Mientras potencias como Alemania y Francia están dando varios meses de margen para que todas las empresas paguen impuestos, las medidas anunciadas por el Gobierno de Pedro Sánchez están enfocadas a las pymes y establecen unos límites.

Detrás de estas diferencias fiscales con los principales socios europeos se esconde el escaso margen que tiene España para tomar medidas debido a los desequilibrios que arrastra la economía española. Por eso, el tejido empresarial respalda una respuesta a nivel comunitario, incluso la puesta en marcha de los bautizados ‘coronabonos’, un instrumento financiero que permitiría mutualizar la deuda de toda la UE.

Sin embargo, países como Alemania, Holanda, Austria o Finlandia se oponen a la puesta en marcha de este mecanismo por lo que no parece ser una alternativa viable a corto plazo.

Noticias relacionadas