La fuerza de Heracles y Atenea, la sabiduría

0
3648

Heracles y Atenea en la disputa y la discordia: una fábula de Esopo.

 En aquellos días de la Edad de Oro en la que los dioses caminaban sobre la tierra y se mezclaban con los hombres, ocurrió una vez que…

La maza de Hércules

 Avanzaba Heracles (1) a lo largo de un estrecho camino cuando vio en el suelo un objeto que le pareció una  manzana y no teniendo ningún interés en ella intentó aplastarla con su pie. Pero en vez de ello, el objeto, que era mágico,  duplicó su volumen, lo que no extrañó a Hércules porque la magia en aquellos días era común  entre los dioses, héroes y hombres, pero sí lo irritó.

Al ver lo sucedido, Heracles lo pisó con más violencia todavía, golpeándolo además con su maza. Pero el objeto, impasible frente a los golpes del semidiós, siguió creciendo y creciendo tras cada golpe, para, finalmente, cerrar  por completo el camino, debido al gran volumen que había alcanzado tras los últimos golpes de maza.

El héroe abandonó entonces su arma y quedó plantado frente al objeto que le impedía el paso, preso del mayor asombro.

Y así estaba, entre confuso y furioso, cuando se le apareció la diosa Atenea (2) y le dijo:

―Escucha, Heracles, este objeto que has golpeado es el espíritu de la disputa y de la discordia; si se le deja tranquilo, permanece como estaba al principio; pero si se le toca, ¡mira cómo crece!―.

Esopo añade que:

La disputa y la discordia son causa de grandes males a la humanidad y nunca debe de estimulárselas. (3)

 

 

 

Notas:

  (1) Hércules era el nombre, en la mitología romana, del héroe de la mitología griega Heracles, siendo una traslación al latín de su nombre griego. Era hijo de Júpiter, el equivalente romano del dios griego Zeus, y la mortal Alcmena. Llevó a cabo doce grandes trabajos, llamados Los doce trabajos de Heracles y fue divinizado por los hombres.. En esta historia Hércules el semidiós es vencido por sus propias enfurecidas acciones.

(2) Leemos en la wiki que: “En la mitología griega, Atenea es hija de Zeus, nació ya adulta, de su frente, cuando Hefesto le abrió la cabeza con un hacha para curarlo de los dolores que le atormentaban. Según algunos mitos, su madre sería Metis,  primera esposa de Zeus, a la que éste se tragó cuando estaba encinta de Atenea”.  Atenea es la diosa de la sabiduría, de las artes y de la artesanía. Representa la inteligencia creadora. Era patrona de los ceramistas, de los tejedores, constructores y otros artesanos.

(3) ¡Qué difícil es seguir este prudente consejo!  ¿Cuántas veces nos desgastamos discutiendo sobre un asunto para comprobar luego, que el valor de la ganancia obtenida tras la discusión –en el caso de haberla ganado- es mucho menor que el coste de lo disputado?  O terminar en el resto de veces, con el incremento del daño original que supone el haberla perdido!

En este caso, la fuerza y la soberbia del semidiós griego se disuelven contra la inteligencia y prudencia de la diosa. Pierde Heracles y Atenea, gana.

Esta fábula muestra con rotundidad que la disputa alimentada nos lleva a consecuencias pésimas para nosotros. Nótese como la manzana inicial produce una dificultad pequeña para Hércules. Este la podía haber ignorado y seguir por el camino, pero no, no lo hace, pelea con ella y a cada golpe la manzana crece hasta cerrarle el paso. ¿de quién es la culpa?

Repárese cómo en la fábula, se muestra con claridad que los problemas crecen y crecen hasta inmovilizar la acción del colérico, cuando éste continúa “machacando” con su maza ―con su habla, con su conducta― el objeto de discusión. Los inmobiliarios deberíamos recordar esta fábula cuando estamos frente a algún tipo de cliente difícil. Hay casos en los que es mejor, abandonar.

(4) La imagen libre utilizada se ha tomado de Pixabay, donde figura como de Dominio Público: https://pixabay.com/es/la-figura-estatua-escultura-hombre-749704/ ,  siendo su autor el fotógrafo alemán FALCO (Oberhausen, Deutschland). A ambos agradecemos su cortesía al permitir el libre uso de esta imagen.

¡Siga con salud… y cuando esté ante una disputa, recuerde a Heracles y Atenea. Quizás valga la pena discutir en alguna ocasión, pero las más de las veces, no! Es el consejo de una diosa, no lo olvide.

Miguel Villarroya Martín, a  / Madrid. España /ventasgrandes.net /  Fab.003 / 19 de octubre de 2015

 

Fuente de la imagen de portada.