La importancia de tener una página web responsive

0
846

El “Responsive Design” es un concepto que se ha puesto últimamente muy de moda en cuando a las páginas web se refiere. Pero, ¿por qué es tan importante que una web tenga un Diseño Responsive? La respuesta es muy sencilla: una web debe ser capaz de adaptarse a las distintas resoluciones de pantalla de los dispositivos que son usados con más frecuencia.

Como podemos observar a nuestro alrededor o hacemos nosotros mismos, cada vez es más común que los usuarios de internet consulten páginas web a través de su teléfono móvil o de una tablet y, evidentemente, no es lo mismo ver la imagen a través de una pantalla panorámica, como nos ofrece un monitor de ordenador, que en una pantalla vertical como la de un móvil. Por eso ha nacido la necesidad de que el contenido de una página web pueda adaptarse a todo tipo de pantallas y resoluciones.

 

De esta forma, estas son algunas de las ventajas que nos ofrece este tipo de diseño:

Mejor experiencia para el usuario. Al ajustarse automáticamente el contenido de la web al dispositivo, los usuarios ven con claridad las imágenes y los textos sin necesidad, por ejemplo, de hacer uso del zoom.

Mejor posicionamiento. Al existir una sola URL para las distintas versiones, no se duplica el contenido, por lo que los motores de búsqueda no penalizan. Además, cuantos más dispositivos alcance a cubrir una web haciendo uso de este diseño, mayor será el tráfico que recibe, llegando a un mayor número de usuarios.

Más efectividad. Se produce un incremento de visibilidad si la consulta se puede hacer prácticamente en cualquier momento y desde cualquier dispositivo sin necesidad de esperar al estar delante del ordenador para recibir la información de la forma más adecuada.

 

Por lo tanto, el Diseño Responsive se está convirtiendo en una característica fundamental para una página web. Si una empresa dispone de una página web con este tipo de diseño demuestra la modernización y la profesionalidad de la misma y es capaz de proporcionar al usuario una experiencia cómoda y fluida en cuanto a la consulta de contenidos. Además, si al usuario le gusta lo que ve, más tiempo permanecerá en la página. Si por el contrario la web es “anticuada”, puede verse mermado el interés de quien la consulte.