Medidas de seguridad para una ecommerce

0
142

El avance de la tecnología, unido a las circunstancias de la pandemia del Covid-19, ha provocado un cambio en los hábitos de la sociedad. Y en el hábito de comprar no iba a ser menos. Mucha gente ha optado debido a estas circunstancias a la compra online, y debido a esto, han aparecido muchas tiendas online, y muchas tiendas físicas se han reinventado usando este recurso para no quedarse atrás.

Esto hace que las ecommerce o comercios electrónicos, estén muy pendientes de la seguridad en sus ventas, no solo por la propia tienda online, si no por la seguridad de los clientes.

Las tiendas pequeñas son las más vulnerables, debido a que implican menos protección en las ventas, por tanto son las más atacadas. La ciberdelincuencia también ha sufrido un cambio en este sentido, ya que ahora atacan a pequeños negocios, aunque el motín sea menor, la cantidad de pequeñas tiendas online es mucho mayor.

Es importante mantener una seguridad, ya que de no ser así, el cliente desconfía de la tienda online no volviendo a comprar, y lo que es peor, correr la voz de que es un sitio no seguro. Pero ya desde finales del año 2017, Google impuso un certificado de seguridad, el SSL, proporcionando a una web con protocolo HTTP un plus de seguridad, convirtiéndola en un HTTPS. De hecho, si una web no tiene este certificado de seguridad, Google avisa al usuario de que se trata de una web no segura.

Entonces, con todo esto, ¿cómo podemos mejorar la seguridad de nuestro comercio electrónico?

HTTPS

Como ya hemos dicho, este es el protocolo que indica que la web es segura. Es un protocolo que cifra la información y es mucho más complicado descifrar nuestra web, por tanto ya la está haciendo más segura.

También hay que destacar que Google cambió en Julio de 2020 sus algoritmos y métodos de posicionamiento, dejando de posicionar las páginas webs que no dispongan de Certificado SSL.

Certificado SSL

Para convertir un protocolo HTTP a HTTPS, hay que instalar en la web el certificado SSL. Este certificado encripta todos los elementos suceptibles de daño o robo, como las contraseñas, nombres de usuario, o números de tarjetas bancarias, haciendo prácticamente imposible tener un acceso directo a ellos.

Este certificado es sencillo de conseguir, tan solo tenemos que pedirlo a la empresa que nos esté proporcionando el hosting de nuestra web, y ellos se encargarán de instalarnos este certificado. El coste puede variar según el tipo de servidor, pero no es especialmente caro, ya que podemos encontrar un certificado sencillo desde 15 euros al año.

Una vez tengamos contratado el certificado, hay que aplicarlo e instalarlo en la web para convertir el protocolo HTTP en HTTPS.

Firewall o cortafuegos

Un firewall o cortafuegos funciona de igual manera que el protocolo HTTPS, pero podemos tenerlo como software o hardware, haciendo que la entrada y salida a de información en nuestra web pase por otro filtro más.

Los proxys son los cortafuegos más comunes para un comercio electrónico, y actúan a modo de intermediarios de la información que entra en nuestra tienda online, es decir, nada de lo que venga del exterior va a llegar de forma directa, primero pasa por un proxy que verifica y traduce la información, y una vez que la considera segura la deja entrar en nuestra web. Si ve que es una información maliciosa directamente la bloquea. Aunque es importante tener bien configurados los proxys, incluso por un informático profesional para hacerlos más efectivos.

Colaborador:

Miguel Ángel Rojas
Community Mannager