No tener Espíritu de Contradicción

0
2377

Espíritu de Contradicción: Aforismo 135 de Baltasar Gracián

“No tenga espíritu de contradicción, que es cargarse de necedad y de enfado. Conjurarse ha contra él la cordura. Bien puede ser ingenioso el dificultar en todo, pero no se escapa de necio lo porfiado. Hacen estos guerrilla de la dulce conversación, y así son enemigos más de los familiares que de los que no les tratan. En el más sabroso bocado se siente más la espina que se atraviesa, y eslo la contradicción de los buenos ratos; son necios perniciosos, que añaden lo fiera a lo bestia.” (1)

 En este aforismo Baltasar Gracián nos advierte del peligro que supone para el Hombre Prudente (2) el estar preso del espíritu de contradicción.

Espíritu de contradiccióndebe entenderse aquí como aquella manifestación del carácter por la que el que la padece, se opone con frecuencia y parcialidad a lo que los otros le manifiestan. Poco importa lo que le digan, el que lo posee  siempre se opone, con argumentos justos o injustos, adecuados o no, con acierto o sin él, con beneficio o perjuicio para él, al que se le enfrenta. Con la consecuencia de que una conversación que hasta un punto discurría con normalidad  termina en una situación incómoda: “Hacen estos guerrilla, de la dulce conversación”.

Clara es la opinión de Baltasar Gracián acerca de los que así se comportan: necios son los que porfían por cualquier cosa y ante cualquier otro. Y hasta afirma la locura de tal conducta. “Conjurarse ha contra él la cordura.”

El ingenio  que el porfiado y contradictor pueda oponer no es suficiente (“no se escapa de necio lo porfiado”)  pues la discusión desata el enfado del otro.

Nótese que Garcián no nos impide la discusión y la defensa de nuestras ideas, sino tan sólo el uso de la contradicción aguda y frecuente de cualquier argumento ajeno.

Y dónde más daño puede hacer es ese espíritu de contradicción es en el entorno de sus conocidos, para los que puede resultar un tormento insoportable y del que sólo escapan… los que no le tratan (“…son enemigos más de los familiares que de los que no les tratan”)

Gracián utiliza la imagen de la espina en  “En el más sabroso bocado… ” para indicar que al igual cómo este hecho puede arruinar el mejor y más delicioso plato (de pescado), una agria discusión se atraganta al que la padece y nunca la olvida el que la sufre. Además de arruinar los buenos ratos que hasta ese momento de la aparición del espíritu de contradicción se disfrutaba por los que lo rodeaban.

El último párrafo añade una advertencia final: el que padece el espíritu de contradicción suele, además de ser necio o bruto (bestia), ser violento (fiero) en la exposición de sus ideas.

Como no puede ser de otra forma, este aspecto del carácter de algunos es desaconsejado por Gracián,  en este y en otros aforismos, al Hombre Prudente.

 Siga con salud y medite en el aforismo de Gracián, es antiguo pero vale su peso en oro.

 

 

 

Miguel Villarroya Martín / Madrid/ España/  19 de enero de 2016 / FrS.005

Notas:

(1) El texto original del aforismo presentado, el 135 de Baltasar Gracián: No tenga espíritu de contradicción. ha sido extraído de la Primera edición del Oráculo Manual y Arte de la Prudencia, de Baltasar Gracián, publicado en Huesca, Aragón, en 1647. Y se presenta con la grafía original. Véase por ejemplo: https://books.google.es/books?id=w1tOAQAAIAAJ

(2) El Hombre Prudente es el hombre práctico, el que se desempeña en el mundo viviendo la ocasión, adaptándose al caso y a las circunstancias; el que utiliza la razón como faro y guía de conducta; el capaz, el poseedor de saberes para dirigir su vida terrenal, corrigiendo sus defectos y aprendiendo de sus errores; el que posee una estrategia y busca el logro de sus objetivos con una recta conciencia.

(3) La imagen utilizada ha sido tomada de la Wikipedia y según leemos en ella, se trata de un cuadro de autor anónimo, encontrado enGraus. (Graus es una localidad y municipio español de la Ribagorza, en la provincia de Huesca.) Véase en:http://es.wikipedia.org/wiki/Baltasar_Graci%C3%A1n

(4): Este aforismo, con sus comentarios, fue publicado hace unos años,  en  forma más breve, en mi revista Más y Mejores Ventas Inmobiliaria; de la que daremos cuenta próximamente, en esta misma web.

 

Fuente de la imagen de portada.