Nuevo golpe fiscal encubierto a la vivienda y al sector inmobiliario

0
1397

Pocos han advertido que el ANTEPROYECTO DE LEY DE MEDIDAS DE PREVENCIÓN Y LUCHA CONTRA EL FRAUDE FISCAL publicado el pasado 23 de octubre de 2018 supone un gran impacto en los impuestos en la compraventa de vivienda e inmuebles en general.

Actualmente, la legislación tributaria establece que la base imponible para calcular el impuesto correspondiente a la compra de un inmueble, el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITPAJD), es el “valor real” del inmueble.

Este concepto de “valor real” está suponiendo gran cantidad litigios, pues la Hacienda suele estimar que el valor de los inmuebles es superior al pactado por el vendedor y el comprador.

Al objeto de evitar estos conflictos, las Haciendas autonómicas han venido aprobando una serie de coeficientes que aplicados sobre el valor catastral determinaban un supuesto “valor real” que tanto los Tribunales Económico-Administrativos como los Tribunales Superiores de Justicia, venían considerando válido.

Sin embargo, en las recientes sentencias de 23/05/2018, el Tribunal Supremo ha considerado que dicho método de comprobación de valores ha determinado que NO es idóneo por su generalidad y falta de relación con el bien concreto.

Pues bien, con la excusa de la seguridad jurídica, el citado “ANTEPROYECTO DE LEY” pretende modificar nada menos que la Ley de Transmisiones Patrimoniales (ITPAJD), la Ley de Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD) y la Ley de Impuesto sobre Patrimonio (IP) para sustituir el término “valor real” por el de “valor de mercado”, concretando que en el caso concreto de los inmuebles, dicho valor se corresponderá con el denominado “VALOR DE REFERENCIA DE MERCADO” (en adelante, VRM).

Dicho VRM será estimado para cada bien inmueble por la Dirección General de Catastro, organismo dependiente del Ministerio de Hacienda, y será, con carácter general, el que se utilice como base imponible del impuesto que corresponda.

De esta manera, se pretende conseguir la “objetivación de la base imponible”, y evitar, de una vez por todas, gran parte de las reclamaciones contra las valoraciones de inmuebles. Así, se prescindirá del valor pactado entre las partes para que los impuestos se calculen sobre este VRM.

El contribuyente, no obstante, siempre podrá acudir a la Tasación Pericial Contradictoria, es decir, a que un perito independiente determine si el valor de mercado es diferente al VRM calculado por el Catastro.

En la práctica, ello supondrá un incremento del impuesto a pagar sin que la Administración deba realizar una comprobación individualizada del inmueble que se transmite.

¿Y cómo afecta al Impuesto sobre el Patrimonio?  El Anteproyecto pretende que el valor a declarar sea el mayor de los cuatro siguientes valores: el valor catastral (que nunca será inferior al VRM), el valor de adquisición, el valor comprobado y, como novedad, el VRM.

Ello supondrá que muchos contribuyentes empiecen a tributar por IP al incrementarse notablemente el valor de sus inmuebles.

Y ¿afectará a todos los ciudadanos por igual? NO, dado que el VRM se prevé sea aplicable a Impuestos cedidos a las Comunidades Autónomas, los efectos serán distintos en función de la normativa aprobada en cada Comunidad Autónoma.

 

Autor: Jose Mª Mesa Márquez. Economista – Asesor Fiscal. www.picossi.com

Picossi Asesores Legales y Tributarios.