Qué debemos saber para el desahucio de una vivienda por impago de la renta del alquiler

0
1096
desahucios de viviendas 2023
desahucios-de-viviendas-2023

Tanto propietarios como inquilinos se preguntan sobre las consecuencias del impago de las rentas de alquiler y qué hacer ante esa posibilidad:

En principio lo que dice el contrato de alquiler

El contrato puede establecer que el propietario pueda interponer demanda ante cualquier retraso en el pago (Un solo día de retraso permite las intervenciones judiciales) o ante un retraso en el pago de un número concreto de mensualidades (en este caso el propietario deberá respetar ese intervalo de tiempo para tomar medidas legales)

Siguiente paso: lo que dice  la ley

Bien, el artículo 27.2 de la ley de arrendamientos urbanos (LAU) dice que «…el arrendador podrá resolver de pleno derecho el contrato por las siguientes causas: a) La falta de pago de la renta o, en su caso, de cualquiera de las cantidades cuyo pago haya asumido o corresponda al arrendatario».

La ley permite por tanto poner una demanda de desahucio en caso de que un inquilino incumpla su obligación de pago.

El incumplimiento de la obligación de pago para la Ley es cuando pasa el plazo de pago (normalmente del 1 al 5 o del 1 al 7) y el inquilino no ha abonado la renta.

La demanda de desahucio por impagos de la renta

Una vez sobrepasado el plazo de pago que diga el contrato o marque la Ley el propietario podrá poner una demanda de desahucio . Solicitará al juez una orden para finalizar el contrato y desahuciar al inquilino.

Tendremos en cuenta la enervación

La enervación es el derecho a parar el desahucio que tiene el inquilino si paga toda la deuda.

Puede darse el caso, en impagos de poca cantidad que el inquilino, pague su deuda y se paralice el deshaucio, con lo cual el inquilino no abandonaría la vivienda como sería lo deseable para el propietario. Una posible solución ante esto sería enviar un burofax de requerimiento de pago al inquilino reclamando la deuda y esperar que el inquilino no la abone en un plazo de 30 días. Tras ese periodo el inquilino no podrá enervar.

Aunque deudas pequeñas es fácil que el inquilino enerve y parecería no conveniente el envío del burofax, en realidad es conveniente su envío para podern ser utilizado en juicio como prueba justificatoria de la advertencia.

En la demanda es conveniente poner que el inquilino no puede enervar aunque el juez después dictaminará lo contrario. Si ha enervado será condenado al pago de las costas del juicio y además no podrá enervar en el futuro, pudiendo ya interponerse demanda de desahucio definitiva.

Noticias de interés

¿Qué pasa si no se paga el alquiler de la vivienda, con la nueva ley?

Finaer: 5 consejos para prevenir la Inquiocupación y qué acciones puedes tomar si te pasa a ti