¿Qué se espera en 2019 en el sector inmobiliario?

0
432
¿Que se espera en el sector inmobiliario en 2019?

Todas las previsiones apuntan a que se superará el medio millón de transacciones de vivienda recuperando el nivel de 2008 (año en que se cerraron 550.000 operaciones según el INE).

Con los precios de los inmuebles también al alza, las tensiones en el mercado de alquiler y la incertidumbre de los efectos de las muchas novedades normativas es el momento de dar un paso más y preguntar sobre el futuro: ¿Qué podemos esperar de 2019 en el mercado inmobiliario? La opinión de los expertos:

Operaciones entre particulares (Solvia)

Si compras casa este año lo más probable es que sea un particular quien te la venda. El mercado de compraventa entre particulares ya supone el 74% de la demanda y la tendencia es que continúe por esta senda, según señala la sexta edición del informe Solvia Market View (PDF).

La estabilización y el posterior aumento de los precios en los últimos años ha provocado, según dicho estudio, que “muchos particulares hayan decidido poner a la venta sus inmuebles, lo que a su vez ha ayudado a dinamizar el mercado”.

Solvia pronosticaba en la cuarta edición de su informe que los precios de la vivienda en propiedad seguirán subiendo hasta 2020 (con una revalorización media a nivel nacional del 7,3% entre 2016 y 2020). “A partir de 2021, no se descarta que una evolución negativa de la demografía y el posible agotamiento de la recuperación económica puedan conducir a una nueva disminución en la demanda de vivienda y, en consecuencia, de los precios”.

Problemas sin resolver (Fotocasa)

En este año la tendencia del mercado se modera: seguirán aumentando las operaciones y subirán los precios, pero lo harán de forma más contenida. Las causas de la desaceleración hay que buscarlas en la financiación (que podría encarecerse por la subida de tipos y las nuevas reglas del mercado) y, sobre todo, en el menor crecimiento económico que los organismos internacionales y el propio Gobierno auguran para España.

Y es que, sin crecimiento económico, la situación vigente no da para mucho más. Según explica Toribio, “la pérdida de poder adquisitivo de los españoles durante la crisis, la falta de ahorro, la calidad y temporalidad del empleo en nuestro país complican el acceso a la vivienda, sobre todo de los segmentos de edad con más dificultades, como los jóvenes”.

El horizonte demográfico de 2010 (Acuña)

El Anuario Estadístico del Mercado Inmobiliario Español 2018, que elabora la consultora Acuña,  constata la buena evolución del sector  y prevé que siga la misma senda durante el próximo año e incluso, aunque de forma más moderada, en 2020, siempre y cuando se mantengan las expectativas de crecimiento económico actuales.

Pero lanza una advertencia de lo que puede suceder a partir de entonces. “Será a partir de 2020 cuando el potencial de la demanda se irá viendo afectado por la debilidad del potencial demográfico”, señala el citado informe. Eso quiere decir que es probable que si estás pensando en comprar vivienda es porque no has podido (o no has querido) hacerlo como consecuencia de la crisis; y que esa bolsa de compradores que aplazaron su decisión se está agotando.

El efecto será distinto en la vivienda usada que en la de nueva construcción y, según el informe, también hay diferencias importantes entre las áreas metropolitanas, las costeras y el resto (el stock de inmuebles en cada caso es muy diferente). Pero el Anuario advierte de que podrían producirse tensiones en los precios si no se incorpora nueva oferta de inmuebles a partir de 2020.

Un crecimiento sostenido (Anticipa)

Las previsiones de Anticipa Real Estate también apuntan a un crecimiento sostenido para los próximos años tanto en el mercado de compraventa como en el de alquiler.

Así, sus cálculos para el cierre de este 2018 es que se habrán vendido 557.000 inmuebles, mientras que en 2019 esa cifra aumentaría hasta los 587.000 (una subida del 5,4%) y en 2020 llegaría a los 615.000 (4,8%). El mercado de compraventa, por tanto, evoluciona a buen ritmo.

Y, aunque el punto de partida es prácticamente el mismo para el mercado del alquiler —según Anticipa, la cifra de contratos anuales de alquiler en vivienda principal se situará en 2018 en 566.000 contratos—, su evolución futura será más moderada: 580.000 en 2019 y 594.000 en 2020.

Todo apunta a que 2019 será el año en el que el sector mostrará la madurez del nuevo ciclo. Apuntan que los precios seguirán al alza, pero se moderarán y que las compraventas subirán. El principal reto: nivelar la oferta y la demanda de viviendas.