¿A qué retos se enfrenta la obra nueva en España como consecuencia del coronavirus?

0
478

La pandemia del coronavirus ha acelerado el interés de los españoles por la obra nueva, según fuentes de Aedas Homes. Este comportamiento se ha notado en el cómputo total de compraventas que se cerraron durante el pasado ejercicio en nuestro país, al representar los inmuebles nuevos alrededor del 20% del total de operaciones que se efectuaron, tal y como confirma Daniel Cuervo, director general de Asprima.

Desde esta organización indican que es “previsible” que la recuperación “a niveles pre-pandemia” se inicie en el segundo semestre de 2021, “una vez vacunada la población y recuperada la confianza en la economía”. De hecho, confirman que para este año el 70% del producto de vivienda residencial está vendido. No obstante, reconocen que se ha producido un descenso en el número de visados del 19,5%, lo que repercutirá en la oferta disponible tanto para este año como para 2022.
Se está produciendo un recrudecimiento de las condiciones de acceso a la financiación para los promotores, que deben buscar fuentes complementarias
La crisis generada por el coronavirus ha traído consigo un endurecimiento de los criterios de formalización de préstamo promotor por parte de las entidades bancarias. Así lo confirma Miguel Ángel González Galván, director general de negocio de Vía Célere, quien agrega que también se está planteando “una mayor restricción en cuanto a las ubicaciones”. Al respecto, este experto indica que la banca “está exigiendo un nivel de preventas más alto”, lo que ha motivado que las promotoras deban buscar otras fuentes de financiación complementarias.
En esta línea, Cuervo considera necesario “ver cómo se comporta el mercado en los próximos meses”, así como analizar si se consolidan fuentes alternativas a la banca. Así, insiste en que la emisión de bonos corporativos o pagarés “será más habitual entre las compañías de gran tamaño” que buscan diversificar sus fuentes de financiación, por lo que estas organizaciones se abrirán a mercados “que históricamente no han sido utilizados por compañías promotoras”.
La pandemia ha modificado las preferencias de la demanda en cuanto a diseño y ubicación, por lo que la obra nueva tendrá que readaptar su oferta a estas exigencias
Las experiencias vividas en los últimos meses confirman que se ha producido un cambio en las preferencias de la demanda de vivienda. Estos clientes, como indica Eduardo Crisenti, socio director de Barnes Madrid, tienden a mostrar una mayor predilección por viviendas más amplias, con terraza o con jardín y en las zonas periféricas de las ciudades. Es por ello, reconoce González Galván, que tanto el diseño de las viviendas como la ubicación elegida para implantarlas” serán un reto fundamental para las promotoras de obra nueva en los próximos años.
Más optimistas se muestran desde Aedas Homes, compañía que reconoce que la vivienda de obra nueva ha salido fortalecida de la crisis sanitaria, “convirtiéndose en la oferta más atractiva del mercado” al responder “mucho mejor” que la segunda mano a estas nuevas preferencias residenciales de la demanda. En esta línea, fuentes de la organización confirman que este tipo de producto ofrece no solo ubicaciones en las afueras de las ciudades o espacios al aire libre como terrazas y jardines, sino estancias más diversificadas “con espacios para el teletrabajo, zonas comunes y medidas de sostenibilidad”.
El interés de la demanda por la obra nueva ha aumentado en los últimos meses, aunque las empresas promotoras deberán recuperar al comprador extranjero.
La pandemia ha provocado que muchas personas que no tenían pensado cambiar de vivienda lo estén haciendo ahora y hayan focalizado en el producto nuevo. Esta situación responde, aclara Cuervo, a que se trata de inmuebles “mejor valorados”, tanto en términos de ubicación, “pues se sitúan en localidades con menor densidad de población y rodeadas de espacios más verdes”; como en lo que respecta a los servicios que ofrecen, “los cuales permiten hacer ejercicio y teletrabajar”. Asimismo, desde Asprima recalcan que las viviendas nuevas se valoran muy positivamente por parte de los clientes “por las calidades que ofrecen y por sus niveles de sostenibilidad, que las hacen más confortables”.
Sin embargo, una buena parte de las promotoras que operan en España están viendo mermadas sus ventas por la caída de clientes extranjeros que se ha registrado producto de la pandemia. Esta demanda embalsada, una vez que se superen las restricciones a la movilidad, traerá consigo, indican desde Vía Célere, “un boom de ventas por parte de los clientes extranjeras”. Pero, hasta que llegue ese momento, estas compañías trabajan por mantener “intacto” el interés del comprador foráneo por el residencial español. Para ello, Crisenti hace referencia a la necesidad de potenciar las herramientas de marketing multimedia y el desarrollo de nuevas herramientas tecnológicas.
Facilitar el acceso a la vivienda, sobre todo a los más jóvenes, sigue estando entre las propiedades de las compañías promotoras, para lo que consideran necesario aumentar la producción.
Por último, los agentes del sector de la obra nueva recuerdan que, al margen de los retos que ha deparado el coronavirus, España presenta desde hace años “una grave crisis de acceso a la vivienda”, lo que ha provocado una gran bolsa de demanda desatendida en el caso de la vivienda de primera acceso. De ahí, enfatiza Cuervo, que uno de los grandes desafíos a los que se enfrenta este sector “es no solo intentar que la producción de vivienda no disminuya en exceso, sino intentar incrementarla lo necesario” con el fin de atender la necesidad de acceso a vivienda de jóvenes y familias de rentas medidas.
Esta idea es compartida por Aedas Homes, promotora que considera que facilitar el acceso a la vivienda a los jóvenes “es el principal reto que tiene ante sí el sector inmobiliario en España. En concreto, creen que nos encontramos ante una problemática social, contra la que “actores políticos, financieros e inmobiliarios debemos implicarnos en la solución”. “Hay varias iniciativas para empezar a solventarlo, más allá de la colaboración público-privada, como el incremento de la oferta profesional del arrendamiento a través del build to rent”, concluyen.

Colaborador:

www.pisos.com

NOTICIAS RELACIONADAS