El Tribunal Supremo sentencia el pago del IVA unido al cobro de la factura

0
728

Por primera vez, un reclamo del cobro de 73,08 euros perteneciente al tributo del IVA ha causado que el Alto Tribunal haya dictaminado un auto revolucionario en materia de impuestos.

Este reclamo pertenece al caso presentado ante el Tribunal Supremo en el que la Abogacía del Estado presentó un recurso contra el TSJA (Tribunal Superior de Justicia de Andalucía) el cuál sentenció a favor del letrado Francisco Tejado Vaca. El abogado llevó a cabo una impugnación acerca de la liquidación temporal del IVA girada por la Administración tributaria. La gestión tributaria aumentó las tasas del tributo en 73,08 euros de un extracto que se encontraba bajo “el régimen especial del criterio de caja”, lo cual llevó al abogado a no incluirlo, ya que no fueron abonados en tal ejercicio.

El Tribunal Supremo ha concluido que existía un interés casacional en el caso presentado cuya relevancia engloba a otros muchos contribuyentes. Esto se debe a que el auto respalda que los profesionales liberales y autónomas reclamen la devolución del IVA cuando en realidad han pagado la factura y no antes de ello.

Posturas contrapuestas del Tribunal Supremo y la Abogacía del Estado

Ante este supuesto, la Abogacía del Estado alegó que el artículo 163 modifica aspectos de un artículo de la normativa del IVA. Un artículo acerca del régimen especial del criterio de Caja. En este se afirma que la devolución del impuesto el último día del próximo año de la fecha donde se efectuó la operación, en supuesto de no cobro de la cuantía, es totalmente “compatible con el artículo 66 de la directiva 2006/112/CE, sobre sistema común del IVA”.

En contraposición a ello, el usuario perjudicado defendió que el IVA anticipado incidía en la “libertad profesional, a la libertad de empresa y al derecho fundamental a la propiedad. Artículos 15, 16 y 17 de la carta de los derechos fundamentales de la Unión Europea. De manera que el IVA se debe abonar por la empresa prestador de los servicios, sin más aditamentos, en la fecha del cobro”.

Por ello, el Tribunal Supremo da por finalizada la cuestión. Primero, sosteniendo que ambas partes han aportado sus argumentos según el auto del TJUE de 16 de mayo de 2013. En este auto indica que de la normativa del IVA se considera que el tributo puede ser exigido desde la fecha en que se ejecute su devolución. Sin embargo, en su artículo 66 permite a los países miembros a que se pueda exigir el IVA posteriormente al momento de devengo. Esto se podrá realizar en alguno de los siguientes tres casos: “como plazo máximo en el momento de la expedición de la factura. Como plazo máximo, en el momento del cobro del precio. O, en casos de falta de expedición o expedición tardía de la factura, en un plazo determinado a partir de la fecha del devengo”.

No se abonarán las tasas no cobradas

Después de estudiar el caso, el Tribunal Supremo se posiciona junto al abogado. El Tribunal concluyen que “no será preciso que el contribuyente ingrese las cuotas no cobradas para solicitar su deducción/devolución”.

Además de que esto no procede, ya que el Supremo continúa señalando que hace referencia a un proceso autónomo de devengo de tasas aportadas. Lo que procede es “compensar las cantidades que tiene que ingresar con las que tiene derecho a deducirse. Habida cuenta de la coincidencia de los importes del ‘debe’ y del ‘haber’, el contribuyente no tendrá que ingresar la cantidad objeto del recurso”. Con ello, el Tribunal da la razón al abogado y desestima el recurso de la Abogacía del Estado.

En suma, la sentencia del Supremo posee un voto particular efectuado por el magistrado Dimitry Berberoff, el cual considerada esta resolución exigía debatir acerca de un asunto prejudicial para resolver tres aspectos en relación al TJUE. Uno de ellos el requerimiento de “esclarecer la interpretación del artículo 66 con relación al artículo 167bis de la directiva 2006/112/CE relativa al IVA”.

El segundo aspecto hace referencia a la “indagación de la compatibilidad de la directiva IVA con nuestra legislación, a propósito del ‘devengo’ y de la ‘exigibilidad’ en el régimen especial del criterio de caja”. Como último aspecto, se señala los efectos que este auto tendrá en materia de seguridad jurídica.

Solicitud de una jurisprudencia más clara

Debido a la configuración previa, se sostiene que este recurso aportaba la posibilidad de imponer una normativa general acerca de las consecuencias del método opcional de caja y de la delimitación temporal. Aunque para ello se requería expedir un asunto prejudicial al TJUE “para que clarificara su jurisprudencia y, en su caso, la funcionalidad de conceptos armonizados, como el devengo y la exigibilidad en el ámbito de este régimen especial de caja”.

En suma, el letrado finaliza aportando que “puede ser que, la legislación española sintonice con la directiva IVA. Esto debido a las respuestas del Tribunal de Justicia a las eventuales cuestiones prejudiciales hubiesen avalado la posición de la sentencia”. Berberoff prosigue concluyendo que “procedía plantear las cuestiones prejudiciales para garantizar la aplicación uniforme del Derecho de la Unión. Y, en suma, para asegurar el correcto funcionamiento de este régimen especial del criterio de caja”. Lo que en su opinión, supone “su más que justificada pervivencia en el ámbito de nuestra legislación”.

El acoso fiscal a consecuencia de la victoria del abogado

Este auto ha supuesto ser la primera sentencia de España que se haya dictado respecto al criterio de caja del Impuesto sobre el Valor Añadida. Francisco Tejado ha expuesto su agrado ante el fallo del Supremo, aunque declara que continúa siendo perseguido fiscalmente por Hacienda, la cual posee 70 expedientes abiertos, acción cuya justificación reside en la victoria del abogado ante los continuos recursos de la oficina de Sevilla de la Agencia Tributaria.

Ante esto, el abogado se ha pronunciado, afirmando que Haciendo continúa persiguiéndolo con expedientes de cualquier categoría como sancionadores. Expedientes tanto por este caso en concreto como por otro del que también salió victorioso ante el Tribunal Supremo acerca de los rendimientos irregulares. En estos expedientes, la Agencia exige penalizaciones económicas superiores a los 10.000 euros. El letrado reaccionó recurriendo y ganando en los juzgados.

Tejado ha afirmado que pedirá a la ministra de Hacienda que abra expedientes disciplinarios a aquellos funcionarios responsables de las resoluciones sancionadoras de sus recursos. Además solicita que “paguen de sus patrimonios los intereses que me tenga que satisfacer el Estado, ya que no sería justo que las paguemos todos”.

MÁS NOTICIAS DE INTERÉS

Tipos de contratos de alquiler de viviendas y modelos

Todas las claves de la Ley de Arrendamientos Urbanos, LAU, duración, clausulados