Volver a levantarse después de una caída

0
1431

Volver a levantarse tras una caída es un viejo proverbio que a veces se expresa diciendo que  si caes siete veces debes levantarte ocho. Esta frase la he visto escrita de varias formas distintas, en muy diferentes fuentes. Y su origen, como todas reflexiones morales, es incierto,  atribuyéndose su aparición unas veces en Japón, otra vez en China y otras, en distintos países o culturas, e incluso existe  una referencia bíblica referida a esto. (1) (2)

 

Proverbios 24

…15 No aceches, oh impío, la morada del justo, no destruyas su lugar de descanso; 16 porque el justo cae siete veces; y vuelve a levantarse, pero los impíos caerán en la desgracia. 17 No te regocijes cuando caiga tu enemigo, y no se alegre tu corazón cuando tropiece;…

 Hay más sitios donde encontrará pensamientos interesantes que presentan distintas reflexiones sobre el valor de  volverse  a levantarse después de una caída. Y a ellos remitimos al lector interesado. (3) (4)

 

Nuestro interés en este aforismo no es sin embargo histórico ni religioso sino reconfortante. Un fracaso, una caída, puede ser terrible pero si no nos ha matado deberemos volver a presentar batalla.

¿Se imagina lo que le hubiese ocurrido si, cuando siendo niño y se caía al intentar andar, no se hubiese levantado? ¡NO, claro que se levantaba! Y lo hizo tantas veces como fue necesario hasta que pudo mantenerse en pie todo el tiempo que quiso. Los fracasos nos tumban pero igual que el niño pequeño que fue, no dude en levantase aunque le duela la caída.

Quizás ahora ya no cuenta con la ayuda de sus padres para levantarlo, pero ahora cuenta con una mente adulta que está ahí para recordarle que el pasado no se puede ya modificar, que hay que asumir las consecuencias de lo sucedido y que el futuro no está escrito.Usted es el escritor de su destino. ¡Arriba, pues!

 Y si necesita ayuda para levantarse, pídala, no suponga que se la negarán. Hay infinidad de buenas personas a su alrededor ―y algunos tiburones―; nade lejos de estos y aproxímese a los que puedan ayudarle cuando lo necesite.

Y no se olvide de actuar en consecuencia: ayudando a cuantos pueda auxiliar. Probablemente nadie se lo agradecerá pero usted sabrá que lo que ha hecho está bien. Y eso no solo es necesario sino que es más que suficiente.

 

2  Para nosotros los vendedores inmobiliarios

El fracaso, la caída,  es inevitable en una carrera de ventas. Así que olvídese: quedarse en el suelo no es una opción. Después de cada venta perdida hay que levantarse y continuar. Y dé una cosa por seguro, volverá a tener muchas derrotas, se caerá muchas veces más. Eso es consustancial con el oficio que hemos elegido. Pero hay algo que advierten los viejos vendedores y que debe de completar el dicho genérico. Levantarse y ponerse a andar ―correr― tras la siguiente operación, no es aconsejable. Esto solo volverá a ponerlo en riesgo de caída y quizás por las mismas causas que lo hicieron tropezar la última vez.

Cuando haya caído ―cuando haya perdido una venta― debe de levantarse  con los bolsillos llenos. Llenos del conocimiento de las causas de su caída. Y si así se logra, la advertencia de la experiencia en ventas dice que el número de caídas posteriores será decreciente. Lo hemos hablado ya, aquí (5) así que lo resumimos: Después de cada venta fracasada, después de cada caída, debemos  parar, reflexionar, juzgar y decidir sobre las causas que concretamente nos han llevado al fracaso en esta ocasión. Y ese conocimiento nos permitirá disminuir el riesgo de la siguiente caída. Así que mientras se levanta no pierda de vista el obstáculo que le ha hecho caer para decidir cómo lo va a sortear la próxima vez. Le dejo con estas líneas que escribí hace años (6):

 

3  No pare, no pare.

Mientras le quede vida, ¡viva!

Mientras viva y pueda hacerlo, ¡ayude a los demás!

Mientras le quede familia, ¡disfrute de ella!

Mientras le quede fuerza, ¡esfuércese!

Mientras le quede coraje, ¡atrévase!

Mientras no flaquee su voluntad, ¡persevere!

Mientras no tiemble su pulso, ¡pilote!

Mientras pueda hacerlo con placer, ¡imagine, ame, trabaje!

¡Siga con salud!

 

 

 

Miguel Villarroya Martín, a 30 de mayo de 2016 / Madrid. España /  LdF.017    / ventasgrandes.net

Notas:

(1)  Véase en Biblia Paralela.

(2) En este sitio se cuenta la extraordinaria carrera de Lasse Virsen (Juegos Olímpicos de Munich, 1092), que ejemplifica de una forma extraordinaria el valor de levantarse tras una caída que parece mortal. Léala, le gustará.

(3) Véase en el digital  El economista: “Si caes siete veces, levántate ocho”, la actitud que a juicio de un ejecutivo de éxito, deben tener los emprendedores.

(4) Véase la web: Cae siete veces, levántate ocho.

(5)  Véase por ejemplo: La herida sin cerrar y El espejo borroso.

(6) Una versión anterior de esta postal fue publicada en el número 29―febrero de 2009―,  de mi revista Más y Mejores Ventas Inmobiliaria.