ERES TONTO y no me lo ha dicho mi cuñado (IV)

0
1005
ERES TONTO y no me lo ha dicho mi cuñado (IV)

(El “valor fiscal” de la administración autonómica)

Pues eso, que la Agencia Tributaria encargó una valoración a un “experto independiente” y el resultado fue que era TONTO DEL TÓ, que había vendido por la mitad de lo que valía el piso y que la señora inspectora decía que iba a pagar como si hubiese sido LISTO.

Mi asesor me dijo que la valoración era un dislate, pero, claro, me imagino que barre para casa.

El caso es que, quiero recordar, se pidió una valoración a la Junta de Andalucía para ver cuál era el “valor fiscal” y luego no tener problemas con Hacienda. No se aportó a la escritura porque el precio que se acordó resultaba ser el doble de lo que decía la Junta, por lo que todo el mundo, el API, mi asesor, el abogado del comprador, el notario, el suegro de un amigo de mi primo que es Registrador de la Propiedad y hasta el camarero del bar donde desayuno, me dijeron que me quedara tranquilo, que no hacía falta.

Pues el caso es que mi asesor me dijo que la buscase hasta debajo de tierra, he removido Roma con Santiago y la verdad, no aparece. Un papel de hace tres años que no hacía falta…

Llamé al API a ver si lo tendrían ellos y me dijo que ellos no guardan esos papeles y que destruyen el expediente después de realizar la operación. También llamé al notario y el oficial que gestionó la escritura me dijo que si no estaba anexado a la escritura, que ellos no tenían nada. Mi asesor me dice que únicamente le pregunté tomando un café pero que no conté con él para realizar la operación y que solo tiene los papeles que le di para preparar la declaración.

Mi asesor me ha dicho que vaya a la Junta y que pida un duplicado. ¿Cómo? Eso es echar toda la mañana, que tengo que trabajar, que tengo que pedirle un día a mi jefe, que por favor vaya él.

Me ha pedido una autorización formal para que me represente, va a solicitar cita previa y ya veremos cuando se la dan.

Y ya veremos a ver por cuanto me va a salir a mí la broma ésta. Le he pedido presupuesto, es amigo pero dice que sus niños tienen que comer y, la verdad, tiene razón. Lo comenté con mi mujer, que ésta sí que es lista: ¡¡pero si ese “amigo tuyo” se divorció de Laura a los tres meses de casarse, no tiene hijos, y vive todavía con sus padres con 40 tacazos que tiene ya el tío!!

El divorcio le dejó tocado…

En fin, que fue a la Junta el día que le dijeron y que en el ordenador no consta que se expidiese ningún certificado del valor. ¿Cómo va a ser eso? Se pidió, yo lo recuerdo. “El sistema dice que NO”, ni a su nombre, ni a la del comprador. Bueno, pues me lo saca por favor. Es que su representado no es ya propietario del piso y no está previsto en nuestros procedimientos la posibilidad de emitir un certificado a quien no es el titular. ¿Cómo va a ser eso? No lo quiero del valor ahora, sino del valor del año 2017 cuando el piso sí era de su propiedad. “El sistema dice NO”.

Mi asesor dice que es posible que no se solicitarse un certificado formal sino que únicamente se realizase una “consulta” en la web de la Junta.

Pues vaya…

En cualquier caso, mi asesor ha podido sacar otra consulta de donde resulta el mismo valor que yo recordaba de 2017.

¡Tremendo! La mitad del precio de venta y una cuarta parte de la valoración de la Agencia Tributaria. Por cierto, en la valoración del “experto independiente” nada se dice del valor fiscal de la Junta.

Ya puestos con las valoraciones, le pregunto a mi asesor: la Agencia de la Propiedad Inmobiliaria (API) que intervino en la operación y que me asesoró en cuanto podía venderse el piso, ¿algo tendrá que decir, no?

(Continuará)

Colaborador:

Santiago Picossi

www.picossi.com

Noticias relacionadas