Gestión y documentación a solicitar y por el propietario a la hora de arrendar una vivienda

0
212

Antes de firmar el contrato de arrendamiento, el propietario tiene que tener claro qué información y qué documentación conviene pedir a la persona que se ha interesado en el inmueble. Con estos datos se podrá averiguar si su perfil encaja con lo que el propietario anda buscando y, por tanto, si es un candidato válido para alquilar el inmueble. Para tener claro qué datos se deben solicitar, vamos a explicar la importancia de cada uno.

Datos personales

De entrada, se tiene que solicitar el documento acreditativo (DNI/NIE)  de la persona interesada, y cotejar que sus datos se corresponden con el titular de los otros documentos que nos deberá  aportar.

Además, a la hora de redactar acuerdo en el contrato de arrendamiento, también va a ser necesario disponer de los datos personales del/ de los inquilino/s, así como los de los posibles avalistas.

Documentación para valorar el grado de solvencia.

Cuidar la selección del inquilino es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en el proceso de alquiler. Para ello debemos hacer una buena selección del mismo con el fin de  conocer la solvencia del posible arrendatario.

Con esta finalidad, solicitaremos al arrendatario sus tres últimas nóminas, la última declaración del IRPF, la vida laboral actualizada, y el contrato de trabajo (preferiblemente funcionario ó con contrato indefinido). Esta documentación nos servirá para valorar su grado de solvencia y  capacidad de pago respecto a la renta del  alquiler. Normalmente la renta no debe superar  el 40% de los ingresos totales de las personas con trabajo estable que van a habitar la vivienda.

También es muy aconsejable pedir referencias del futuro inquilino respecto de otros alquileres que haya tenido. Para ello, será necesario que solicitarle referencias de los arrendadores previos.

El tiempo que ha permanecido en otras viviendas o si es un arrendatario cumplidor con las obligaciones son datos básicos que debes conocer.

Además, existen diferentes registros de morosos que poder consultar en los que averiguar si el potencial inquilino ha tenido ya incidencias de pago con anterioridad  y, en tal caso, estar prevenido para poder pedir otro tipo de garantías o incluso llegar a rechazar al inquilino.

Fianza

El importe de la fianza se utiliza por el propietario para cubrir posibles desperfectos en la vivienda provocados por el inquilino a término del contrato.

El arrendatario, por ley, tan  sólo deberá pagar un mes de fianza, que el propietario deberá ingresar en el organismo competente.

Normalmente, al propietario le será suficiente con el mes de fianza exigido por ley cuando el/los inquilino/s acreditan su capacidad de pago a través de la  Vida Laboral, Contrato Indefinido y las 3 últimas nóminas.

En el caso de que al propietario no le parezca suficiente con ello, podrá pedir otras garantías tanto del pago de la renta, como de supuestos destrozos en el piso. Estas garantías pueden ser económicas (dos, tres o más meses de “fianza”, avalistas, ó aval bancario).

Avales y Otras Garantías Adicionales

Podrán pactarse otras garantías (“garantías complementarias”) de hasta dos mensualidades de renta, para asegurar el cumplimiento de las obligaciones de pago no satisfechas por parte del arrendatario o los desperfectos que éste pueda provocar en la casa.

Otra posibilidad es que el propietario exija al inquilino la garantía del pago a través de un aval. Existen dos tipos de aval:

  • El aval bancario, en el que una entidad financiera responde de los pagos si el inquilino deja deudas pendientes.
  • El aval personal, por el que  otra persona, generalmente un familiar, puede avalar los pagos del inquilino. En caso de que éste dejase de pagar, sería el avalista el que respondiera de la deuda

Normalmente los inquilinos no son muy dados a prestar un  aval bancario dado el coste que supone y/o a la cantidad que deben dejar retenida en el banco, y suelen buscar un/unos familiar/es como avalistas personales.

Seguros

Si no se consiguen avales ni garantías adicionales y/o todo ello no le es suficiente, el arrendador también  puede optar por cubrirse de otras formas con varios tipos de seguros:

  • Podrá optar por hacer un seguro de impago, normalmente por un máximo de meses que estipula la aseguradora, y siempre a cambio de una cuota. El arrendador deberá valorar el grado de confianza que le merece el inquilino y el grado de cobertura (meses de carencia, meses de cobertura,…) y/o comisión que ha de pagar para ver si le merece cubrir un seguro u otro. También deberá leer las condiciones del seguro porque en la mayoría de las ocasiones la compañía tiene que dar el visto bueno a los inquilinos para cubrir el impago.
  • Contratar un seguro del hogar que cubra el continente y el contenido es otra de las opciones por las que optan muchas veces los propietarios arrendadores.

En ambos tipos de seguros, ambas partes pueden acordar en el contrato que cada uno se hago cargo de una parte del pago, pero para ello debe quedar reflejado en el contrato de manera explícita y detallada, porque si no la totalidad del pago corresponderá al arrendador.

Conclusión Final

Dada la complejidad de la gestión del alquiler si se quiere buscar un inquilino solvente y que no de problemas de impago al propietario arrendador, será mucho más fácil si recurrimos a los servicios de un profesional a través de una agencia inmobiliaria, ya que están más capacitados en encontrar el perfil de cliente que necesitamos y , además, el potencial inquilino se mostrará más dispuesto a entregar sus datos personales y económicos al profesional para que realice el estudio de riesgo  pertinente

Formación y Cursos sobre legislación inmobiliaria

En nuestra academia de formación www.apiformacion.es hemos elaborado dos cursos donde explicamos al detalle los contratos de arrendamiento de inmuebles, las obligaciones de ambas partes en los contratos de arrendamiento, los aspectos a tener en cuenta a la hora de formalizar el contrato de arrendamiento. Asimismo, explicamos todo lo relacionado con la legislación de arrendamientos urbanos ya sea para vivienda habitual y/o para uso distinto al de vivienda. Además podrás acceder y generar  todos los  modelos tipo de contratos necesarios en el proceso de arrendamiento de inmuebles con modelos tipo de contratos. Los cursos son:

NOTICIAS RELACIONADAS