Las inmobiliarias online: una competencia significativa para las inmobiliarias tradicionales

0
352

Las inmobiliarias online irrumpen en el sector a un ritmo atronador haciendo competencia a las inmobiliarias tradicionales.

Y es que, son inevitables los cambios que vienen de la mano de los avances tecnológicos. Así ha ocurrido también en otros sectores, en los que las plataformas digitales están teniendo una fuerte demanda por parte de los clientes (sector del taxi, hotelero, agencias de viajes…), afectando a los trabajadores de actividades más tradicionales. Sin duda, las plataformas digitales ofrecen servicios a un precio mucho más reducido.

El fin de las inmobiliarias digitales es el mismo que el de las tradicionales: buscar inmuebles y compradores, aunque estas lo hacen por internet. Actualmente podemos encontrar numerosas agencias que trabajan únicamente online. Entre ellas: Lemonkey, Cliventa o Housell. Para poder hacernos una idea de la competencia, se ha calculado que en Reino Unido, las empresas digitales abarcan el 5% del mercado y que dicha cifra se puede triplicar dentro de 3 años.

Según Ignacio Martínez-Avial, (director general de Desarrollo de Negocio Corporativo de Aguirre Newman y responsable de la nueva división Aguirre Newman Digital), estas inmobiliarias “han venido para quedarse” y cubren una grupo de mercado “que no necesita asesoramiento presencial”.

No obstante, al contrario de lo ocurrido en otros sectores, las inmobiliarias tradicionales no se sienten amenazadas todavía, ya que cuentan con características que estas nuevas inmobiliarias no tienen: como un asesoramiento profesional personalizado para cada cliente, con el que el trato es directo, en persona, desde que visita el inmueble hasta el final de la negociación. Y no se puede negar que esta es una gran virtud, pues comprar una vivienda es una decisión de gran importancia y siempre existen clientes con necesidades específicas.

Pero de igual forma, las agencias digitales defienden su actividad, ya que aseguran ofrecer un servicio personalizado aunque el trato se dé de forma telefónica o virtual. Arturo Ballester, CEO de Lemonkey opina que “El reto es que cualquiera que quiera vender su casa sepa que hay inmobiliarias virtuales y las contemple como una opción real”. Igualmente, también cuentan con sus ventajas particulares: la accesibilidad a las mismas es rápida y sencilla. Cualquiera puede visitar una web desde su teléfono móvil y contratar sus servicios, cuyas tarifas van desde planes a bajo coste hasta servicios premium. Además, estas inmobiliarias anuncian que no cobran comisiones (aunque algunas fijan una tarifa por venta).

La falta de regulación de las inmobiliarias online

Actualmente, las firmas digitales actúan en un contexto de falta de regulación de su actividad y esto les permite ser más competitivas y abaratar precios.

Sobre este aspecto, Jesús Gil (consejero delegado de Gilmar) ha mostrado su preocupación sobre la mala gestión que puedan tener las agencias virtuales y opina: “No todo es el precio. Yo puedo dar un servicio más barato, pero de menos calidad”. Para evitar problemas, el consejero ha pedido al Gobierno que comience “a poner filtros y exigir garantías” a las inmobiliarias online.

 

Pero, después de todo, de momento, las inmobiliarias online tienen resultados moderados. Habrá que esperar a ver cómo se desarrolla esta actividad y qué influencia termina teniendo en el sector y los clientes.