El Supremo rechaza una tasación de hacienda sobrevalorada

0
552

En reciente Sentencia del Tribunal Supremo se ha vuelto a rechazar el sistema de valoración de inmuebles que utiliza la Agencia Tributaria (Aeat) por el cobro de ciertos impuestos como Patrimonio o Sucesiones. El Supremo exige que se realicen valoraciones individuales y personales de cada propiedad eliminando la tasación masiva de Hacienda.

Como apunta el magistrado “Debemos ratificar, mantener y reforzar nuestra doctrina constante y reiterada sobre la necesidad de que el perito de la Administración reconozca de modo personal y directo los bienes inmuebles que debe valorar, como garantía indispensable de que se tasa realmente el bien concreto y no una especie de bien abstracto, común o genérico”.

La Sentencia rechaza el actual criterio del Gobierno de la nueva normativa antifraude por las elevadas tasas que cobran las Haciendas autonómicas en contra del Criterio del Tribunal Supremo  en el que se pone de manifiesto que el Catastro establezca el valor de los inmuebles.

El Gobierno busca descargar la tasación en el llamado Valor de Referencia del Mercado (VRM), calculado por el Catastro a través de una serie de variables que permite a las Haciendas autonómicas superar el valor real de los inmuebles. En la mayoría de casos, el valor no se corresponde con el de la escritura excediendo el verdadero precio de mercado del inmueble, por lo que exigen más impuestos en la liquidación.

El Supremo subraya en su sentencia, de 21 de enero de 2021, que “esta mera utilización de valores de venta de inmuebles semejantes, por comparación o análisis, requiere una exacta identificación de las muestras obtenidas y una aportación certificada de los documentos públicos en que tales valores y las circunstancias que llevan a su adopción se reflejan”. Los magistrados insisten en que “ha de razonarse individualmente y caso por caso.

El Supremo establece que “en los casos en que el heredero o contribuyente se haya sometido, en su declaración o autoliquidación, a los valores de referencia aprobados por la propia Administración cesionaria del tributo de que se trata, la motivación ha de extenderse a la propia necesidad de la prueba de peritos, correctora de tales valores y, además, al desacierto de la declaración del contribuyente en ese punto”.

NOTICIAS RELACIONADAS