Evolución de los ERTES en el sector inmobiliario

0
301

La evolución de los ERTES durante la pandemia reflejan un mayor impacto en el sector inmobiliario que en la construcción. Según datos de la Seguridad Social a día de hoy hay 7.341 trabajadores en situación de ERTE aunque hay diferencias respecto a los datos del segundo trimestre del año pasado que fue el momento más crítico para el sector de la construcción.

Los datos que maneja el Ministerio de Jose Luis Escrivá llegaron a contabilizar más de 56.700 empleados afectados por ERTE en el mes de mayo. Tras ese pico el número de trabajadores en ERTE fue disminuyendo hasta situarse durante el primer trimestre de 2021 por debajo de 7.400.

Actualmente los expertos afirman que el volumen de ERTE actual es mínimo y que la crisis ha pasado de puntillas sobre el empleo en comparación con la burbuja inmobiliaria y la crisis financiera de 2008.

Según comisiones obreras la construcción no ha sido uno de los sectores más afectados en comparación con el de la hostelería y turismo.

De hecho el impacto de la crisis del coronavirus en la construcción ha superado con creces al de la actividad inmobiliaria. En concreto desde el pasado mes de julio hay más afectados por ERTE en actividades inmobiliarias que en la construcción.

Los datos que maneja la asociación Madrileña de empresas Inmobiliarias (AMADEI) pone de manifiesto que “la estadística de la evolución de los ERTES es acorde con la paralización registrada en el primer estado de alarma, en el que el 80% de las agencias llegaron a cesar su actividad”. Aunque actualmente se está produciendo una bajada de trabajadores en ERTE.

En agosto, por ejemplo, la cifra de afectados ya se había reducido a la mitad respecto a junio, pasando de más de 19.000 a menos de 9.000. En otoño continuó la tendencia de mejora, aunque en diciembre se produjo un repunte y la cifra de afectados por ERTE volvió a situarse por encima de las 5.000 personas. Desde entonces se ha mantenido la tendencia a la baja hasta finales de marzo, dejando el número actual en 4.525.

Desde AMADEI, se pone de manifiesto que el año pasado había en España más de 55.000 agencias inmobiliarias operativas y que “es posible que de ese número puedan haber desaparecido como consecuencia de la situación económica actual un 20% como mucho”, aunque no todo han sido cierres.

Actualmente hay más afectados por ERTE en las actividades inmobiliarias que en la construcción de edificios, volviendo este sector a revitalizarse y no viéndose afectado por los problemas de las agencias,

Además, hay otro factor de mercado que está respaldando a la construcción de edificios: la creciente demanda de viviendas nuevas y el impulso de más proyectos residenciales, ya sea en un formato tradicional destinado a la venta o mediante el nuevo nicho de negocio vinculado al alquiler conocido como ‘build to rent’.

El segmento de construcción de edificios ha vuelto a la normalidad y remarca que “la construcción de vivienda nueva, tanto las promociones de compraventa como en ‘built to rent’, está mejorando el mercado. Esta situación hace que se necesiten trabajadores y el número de personas en ERTE baje.

La Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (ASPRIMA), considera que “el sector de la construcción de edificios está mostrando su resiliencia en esta crisis. Lo demuestran las cifras de ocupación, a nivel de las de antes de la crisis. 

Desde AMADEI también señalan que “el déficit de vivienda nueva es acuciante, sobre todo en determinadas ciudades de España, por lo que la construcción de obra nueva ha mantenido el ritmo e incluso ha aumentado”.

Resumiendo hay más afectados por ERTE en actividades inmobiliarias que en el sector de la construcción aunque los expertos prevén crecimiento en ambos sectores.

El sector de la intermediación inmobiliaria ha logrado sobrevivir al fatídico 2020, También el Consejo General de los Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de España hace una lectura positiva.

La normalidad llegará para febrero de 2022 cuando haya plena inmunidad y libertad de movimientos en el sector inmobiliario para crecer por todas las variantes de sus segmentos.

En el caso del sector turístico y la hostelería se vislumbra como uno de los nichos que mejor puede absorber el paro.

Desde CCOO concluyen que “la previsión es que el empleo se vaya recuperando a medida que avance la vacunación y se puedan ir retomando más obras. Esperamos que el año que viene la construcción sea un sector más atractivo y que se convierta en un nicho laboral que pueda acoger a trabajadores de otros sectores”.

NOTICIAS RELACIONADAS