Descubre cómo ganar amplitud en tu vivienda

0
174

A la hora de querer aumentar la amplitud de una vivienda, los motivos pueden ser diversos, ya sea por comodidad, por incrementar la eficiencia de un espacio pequeño o mejorar la usabilidad de una habitación. Todas estas cuestiones pueden llevar al propietario de una vivienda a incrementar los metros cuadrados de la casa.

A continuación, estableceremos 6 puntos clave en los que se debe sustentar la redistribución de los metros para mejorar y aumentar la habitabilidad de los espacios de la vivienda y su amplitud.

Eliminar paredes divisorias

En primer lugar, aquellas paredes que no son paredes de estructura del edificio son solamente elementos que dividen los diferentes espacios de la vivienda.

En cambio, si hacemos usos de armarios, biombos, estanterías o mamparas traslucidas como elementos divisorios, se podrá incrementar considerablemente el espacio de la superficie.

Si la estructura y la distribución de la vivienda lo permiten, es recomendable aunar en un único espacio dos estancias diferentes con el objetivo de dar mayor sensación de amplitud en metros cuadrados de lo que realmente es.

Recubrir los huecos vacíos

Otra de las soluciones para ganar espacio es aprovechar los huecos entre los muebles, los existentes debajo de las escaleras o los espacios muertos por detrás de columnas son algunos huecos donde se pueden colocar estanterías o baldas, así como muebles hechos a medida. Esto no solo serán elementos decorativos, sino que también supondrán ser nuevas áreas donde almacenar, originando de esta forma interiores atractivos, organizados y con estilo.

Crear nuevos espacios en esquinas

Para las habitaciones pequeñas, podemos aprovecharlas al máximo haciendo uso de sus rincones y esquinas con mobiliario o electrodomésticos pequeños disponibles en el mercado actual de diversos formatos, materiales y modelos.

Un ejemplo de ello podría ser implantar en la esquina del cuarto de baño un lavamanos junto a una encimera pequeña. Esta es una medida que funciona muy bien con espacios estrechos o para añadir a un dormitorio un aseo sin interrumpir el flujo libre de movimiento.

Además, se pueden encargar mobiliario a medida para las esquinas con el fin de mejorar la capacidad de almacenaje. En suma, una esquina es una solución perfecta para crear un rincón para las pasiones de la persona. En la esquina, se puede establecer un mueble original en el que situar libros, cuadros o fotos.

Otra forma para aprovechar las esquinas es creando un despacho pequeño para el trabajo o implantando un botellero, un climatizador de esquina o un sillón para seguir maximizando el espacio.

Junto a las acciones ya expuestas, podemos sumarle otra medida más para crear una importante amplitud en la vivienda: pintar la esquina de un color diferente al resto de la estancia o implantar un vinilo que destaque. Así aprovechamos el uso de una esquina inútil para ganar una estancia más en el domicilio.

Integrar muebles o aparatos electrónicos

Uno de los métodos para aumentar los ambientes libres y maximizar los espacios es implantar sistemas o muebles empotrados. En mayor medida, para los espacios pequeños, empotrar electrodomésticos o muebles es la alternativa perfecta para aprovechar los espacios. Además, al integrar diferentes elementos se aporta una sensación de uniformidad al interior, lo que aporta mayor efecto de amplitud y espacio.

En la actualidad, los sistemas de televisión y audio poseen modos alternativos como las pantallas planas cuya instalación no genera pérdidas de espacio. Ofrecen la opción de ser colgadas en muebles o muros para maximizar aún más el espacio.

En los sistemas de integración, se debe tener la mente abierta y no oponerse a nuevas tendencias como empotrar las camas al techo, dejando libre una gran cantidad de espacio funcional.

Juego de luces y colores

Mantener las cortinas abiertas y jugar con la luz que desprende ellas es una opción de convertir a las ventanas y al paisaje del exterior como los protagonistas sin necesidad de decorar las paredes de ninguna forma.

Esto creará un efecto de perspectiva a través de los textiles y colores. De esta forma, ganamos profundidad visual sin tener que establecer muebles que dificulten el movimiento dentro de la estancia, aportando mayor efecto de distancia. Mediante tonos suaves y lisos para el mobiliario, logramos una mayor percepción de lejanía, mientras que los colores oscuros y las texturas dan más sensación de cercanía.

Los espejos son otros elementos que incrementan la sensación de luminosidad de la vivienda y multiplican visualmente el espacio.

En cuanto a la pintura, es aconsejable recurrir a tonos pasteles y claros. El blanco se presenta como el mejor color para dar más sensación de amplitud a la superficie. En suma, pintando del mismo color las puertas de armarios, los radiadores y los elementos que se encuentren cerca al tabique, conseguimos que dichos elementos queden camuflados.

Aprovechar las alturas

Dejando a un lado la medida extrema de empotrar las camas en el techo, se ganará una gran cantidad de espacio aumentando la altura de las camas o las literas. De esta forma, ni el somier ni el colchón limitarán el espacio. De esta forma, se aprovechará el espacio restante por debajo para adjuntar un mueble donde incorporar la televisión o un sofá.

En inmuebles con espacio reducido, no se debe desaprovechar ningún centímetro. Por ello, es importante evaluar aprovechar verticalmente los espacios de las habitaciones. Aunque las superficies horizontales poseen un mejor acceso, no hay que olvidar que todas las superficies cuentan con una altura. Si pensamos correctamente en ella, puede ser bien aprovechada.

MÁS NOTICIAS DE INTERÉS

6 consejos para aumentar el espacio en habitaciones pequeñas

7 consejos para decorar tu pequeña vivienda