El valor de las cosas

0
1501

Tasaciones inmobiliarias.

La figura de la propiedad se remonta a la sociedad romana clásica, donde adquiere plena carta de naturaleza, pero los conceptos que hoy permanecen son los surgidos a partir del siglo XVIII y que han ido evolucionando hasta nuestros días.

Adam Smith, que nació en 1723 en Kirkcaldy Escocia, filósofo y economista (1723-1790) escribió entre otras, su obra llamada “La riqueza de las naciones”, que quizás sea la mas conocida. En ella tienen importancia sobresaliente dos nociones avanzadas sobre la propiedad de las cosas.

La primera nos habla sobre el valor de los bienes inmobiliarios, siendo una componente formada por una suma de conceptos: Valor de la propiedad, que debe ser igual al valor de los salarios y capitales invertidos, mas los beneficios y la renta obtenida a cambio.
La segunda noción es una profundización de la anterior: mientras los precios de los bienes urbanos o agrícolas son el producto de los salarios y beneficios, las rentas son el efecto. No es lo mismo lo que el campesino invierte en mejorar la tierra que el producto de su explotación.

Otra idea valiosa de Smith fue la diferencia que planteó entre valor de uso y valor de cambio. Hay que recordar, que en su época (1723-1790), los metales preciosos eran adecuados como medida de cambio.

David Ricardo (Londres, 19 de diciembre de 1772) fue un economista inglés de origen judío sefardí-portugués, miembro de la corriente de pensamiento clásico económico, y uno de los más influyentes junto a Adam Smith y Thomas Malthus.

Dedicó una atención especial a la teoría del valor, Consideró que el valor de cambio de las mercancías, venía determinado por la cantidad de trabajo necesaria para su producción, esto es, que ha sido necesario para producirlos, en materiales y herramientas.
Ello es fundamental en derecho inmobiliario, ya que nos indica cual será el valor de coste o valor de producción de un bien inmueble, dejando el valor del suelo como residuo del resto.
Las teorías vistas anteriormente no hacen sino poner de manifiesto que cada una de ellas puede aportar un instrumento de medida en la evaluación inmobiliaria. Pero en realidad, la pregunta fundamental es: QUE ES EL VALOR?.

Tanto en las sociedades actuales como en las antiguas, ha sido siempre muy importante acotar los campos de actividad humana.

Uno de los modos de hacerlo, ha sido el criterio económico, esto es, EL VALOR.
Conocer el valor de las cosas en la sociedad actual es imprescindible; cada cual determinará su valor en función de unos parámetros que le llevarán a satisfacer
su necesidad de valor. Así pues, se guiarán por su nivel de utilidad, importancia, deseo, interés, belleza, por qué no va a ser igual en la valoración de inmuebles?. El conjunto de cualidades que posee un inmueble, es lo que le diferencia de los demás, por lo que saber valorar bien una determinada propiedad es primordial.

Uno de los objetivos de este conocimiento por parte de los especialistas y profesionales en la materia, es la de proteger más y mejor los intereses de terceros, independientemente de la condición en la que se encuentren: Inversores, compradores, propietarios, arrendadores, etc…

Algunos desarrollos recientes en materia de valoración inmobiliaria, tienden a diferenciar entre el VALOR DE MERCADO, (valor de un inmueble en un momento en el tiempo) y VALOR HIPOTECARIO, (valor sostenible en el tiempo).

SE PUEDE LEER EL ARTÍCULO COMPLETO EN:

 

 

REVISTA INMONEWS, Nº 1, Marzo. Pág. 22.

DESCÁRGUELA GRATUITAMENTE AQUÍ.