Fallecimiento del arrendador, ¿Qué es lo que pasa?

0
264

Debido a la pandemia se han producido muchos fallecimientos siendo inquilinos, en este caso lo primero que hay que diferenciar es si el arrendador era propietario o usufructuario ya que solo el usufructuario puede ceder la vivienda para uso y disfrute del inmueble.

Respecto al contrato del alquiler tras el fallecimiento del casero se dan dos casos:

  • Arrendador con pleno dominio del alquiler: En este caso el contrato de arrendamiento se mantendrá en vigor sin modificaciones. Los herederos simplemente se subrogarán el contrato y respetarán las condiciones pactadas. Y será el cónyuge del fallecido el que ostentará la condición de arrendador si tras la herencia se le adjudica, como suele ser habitual, el usufructo vitalicio de los bienes del difunto.
  • Arrendador usufructuario del piso alquilado: Tras el fallecimiento del usufructuario en principio el contrato de alquiler queda extinguido, según los artículos 13.2 de la Ley de Arrendamientos Urbanos y 480 y 513 del Código Civil que resultarán de aplicación subsidiaria. No obstante, quien consolide el dominio de la vivienda en alquiler tras el fallecimiento del usufructuario, podrá decidir si sigue en vigor el contrato de arrendamiento, salvo si se trata de un alquiler de renta antigua, ya que en estos casos el contrato perdurará, aunque el usufructuario fallezca.

En caso de fallecimiento del arrendador el inquilino ha de seguir pagando el alquiler en la cuenta en que lo hacía, en caso de que la cuenta sea cancelada se aconseja que el arrendatario realice la consignación judicial de rentas según la Ley 15/2015 de jurisdicción voluntaria para asegurarse de su obligación de pago y evitar desahucio por impago del alquiler.

NOTICIAS RELACIONADAS

Que es lo que pasa cuando fallece el inquilino o propietario