Garantías adicionales que se pueden pedir al inquilino

0
154
fiador solidario

Existe una alternativa, además de la fianza, para hacer frente al posible impago del alquiler: El fiador solidario.

El Gobierno ha aprobado recientemente un real decreto con medidas urgentes en materia de vivienda con el fin introducir cambios en la actividad del alquiler.

Una de las medidas en cuanto a fianzas es que el arrendador no podrá exigir al inquilino un importe mayor a dos meses de la renta mensual del alquiler (excepto en contratos de larga duración).  Así, la reforma limita las garantías exigibles en cumplimiento del contrato de alquiler a un máximo de tres mensualidades de renta: fianza y dos meses de garantía adicional.

No obstante, para algunos expertos esta medida es insuficiente ya que el impago por parte del inquilino podría traer muchos problemas al arrendador. Teniendo en cuenta que el desalojo de un inquilino moroso en España puede tardar 11 meses por vía judicial e iría acumulando meses de impago que terminarían perjudicando al propietario de la vivienda.

Pero hay una alternativa para aplacar esta controversia: pedir al arrendatario que cuente con un fiador solidario.

¿Qué es un fiador solidario?

Se trata de solicitar al inquilino una persona para que sea su fiador solidario o avalista. Esta garantía no implica el desembolso por el inquilino o su fiador a la hora de firmar el contrato de alquiler.  En caso de impago, el arrendador puede reclamar la deuda a ambos. De esta forma, los dos deberían hacer frente a dicha deuda, habiendo más posibilidades de que sea saldada.

Además, el fiador solidario está obligado a cumplir con las obligaciones del inquilino si este incumple el contrato.

Actualización 23/1/19: Derogación del Real Decreto-Ley de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler.

Derogado el Real Decreto-Ley de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler