Si un hombre está bien, su mun­do estará bien

 

Si un hombre está bien, su mun­do estará bien: A veces tratamos de mejorar nuestra situación exterior (negocios, relaciones, estudios…) sin reparar en que lo primero que debemos hacer es mejorarnos interiormente. Si lo logramos todo lo de fuera mejorará.

Portada del libro AMP un camino hacia el Éxito

Hace poco más o menos, ochenta años, los autores W. Clement Stone (1) yNapoleón Hill (2) escribieron un libro, que alcanzaría una extraordinaria  fortuna, titulado en español:  La Actitud Mental Positiva: Un camino para el éxito. El libro (3)  ha sido reeditado muchas veces y en muchos idiomas y países para quedar  como un  texto clásico en la literatura de Superación y Autoayuda. ¡Hágame caso y cómprelo! Y, sobre todo, estúdielo de forma tal que cambie usted su conducta actual, en algunas de las líneas que los autores le sugerirán.

Va a encontrar en él multitud de reflexiones, historias y consejos del más alto interés. Si lo que busca es una guía hacia el éxito aquí tiene una, escrita por dos famosísimos expertos en esa materia. ¡Siga la vía que le señalan estos dos titanes! No creo que le deje indiferente y es posible que el “empujón” que quizás esté usted esperando surja de cualquier parte de las páginas de este texto.

El libro rebosa de maravillosas historias pero esta es la que más me gusta:

UNA LECCIÓN APRENDIDA EN LA INFANCIA. Se cuenta una maravillosa historia acerca de un predicador que un sábado por la mañana estaba tratando de prepa­rar un sermón en difíciles circunstancias. Su esposa había salido de compras. Era un día lluvioso, y su hijito se mostraba nervioso y aburrido porque no te­nía nada que hacer. Al final, desesperado, el pastor tomó una vieja revista y empezó a hojearla hasta lle­gar a una ilustración brillantemente coloreada. Era un mapamundi. Arrancó la página de la revista, la rompió en trocitos y los esparció todos por el suelo del salón al tiempo que decía: «Johnny, si puedes re­componer todo eso te daré un cuarto de dólar.»

El predicador supuso que la tarea le iba a llevar a Johnny buena parte de la mañana. Pero a los diez minutos oyó llamar con los nudillos a la puerta de su estudio. Era su hijo con el rompecabezas ya ordenado. El hombre se sorprendió de que Johnny hubiera ter­minado tan temprano, con los trozos de papel pulcra­mente colocados y el mapa del mundo recompuesto.

«Hijo, ¿cómo lo has hecho tan de prisa?», pregun­tó el predicador.

«Oh -contestó Johnny-, ha sido fácil. En la par­te de atrás había la imagen de un hombre. He colo­cado un trozo de papel debajo, he compuesto la figura del hombre, he colocado un papel encima y lo he vuelto del revés. He pensado que si la figura del hom­bre estaba bien, el mundo también lo estaría.»

El clérigo sonrió y le entregó a su hijo un cuarto de dólar. «También me has dado el tema del sermón de mañana -dijo-. Si un hombre está bien, su mun­do estará bien»(3)

 Esta idea encierra una gran lección.  Si alguien no está satisfecho de su mundo y desea cambiarlo, tiene que empezar por sí mismo. Si usted está bien, su mund­o estará bien, en eso consiste la AMP. Si uno tiene una Actitud Mental Positiva, los problemas de su mundo tienden a doblegarse ante él.

Sin embargo no debe entenderse esto como una alabanza del egoísmo o una invitación a la acción despiadada, sino que en este punto los autores dramatizan algo muy simple: antes que salir a salvar al mundo tenemos que ayudarnos  a nosotros mismos… para luego servir mejor a los demás. Se trata de buscar la mejora de nuestras capacidades para así ser mejores para nosotros mismos, para nuestra familia y amigos… y el resto del mundo.

En muchas otras fuentes nos indican también que el mundo interior de un hombre condiciona su mundo exterior en muchas formas. Una sensación de calma, paz, satisfacción, optimismo, etc.,  en suma: unos buenos interiores, facilita la percepción  positiva de la realidad  de tal forma que,  si no se cae en la simple indolencia y en la autocomplacencia, conducen a logros exteriores, en concordancia con aquellas sensaciones internas. Y ahí parece estar la felicidad: en la concordancia entre lo deseado y lo conseguido.

Me despido a la romana: ¡Siga con salud y repase varias veces  esta historia, hasta que pueda recordar su esencia. No puede hacerle nada más que bien!

 

 

 

Miguel Villarroya Martín / Madrid/ España/  06 de diciembre de 2015 / ventasgrandes.net / LdF.005

Notas:

  1. Leemos en la Wiki que William Clement Stone (4 de mayo de 1902 – 3 de septiembre de 2002) fue un importante empresario, filántropo y escritor de libros de auto-ayuda. En 1960, Stone escribió junto con Napoleòn Hill el clásico libro de autoayuda “Hacía el éxito a través de una actitud mental positiva”. Los mismos también fundaron la revista mensual Éxito Ilimitado. (Véase la nota completa en: http://es.wikipedia.org/wiki/William_Clement_Stone)
  2. En la misma fuente leemos: que Napoleon Hill (* 26 de octubre de 1883; †, 8 de noviembre de 1970) fue un escritor estadounidense, considerado como el autor de autoayuda y superación más prestigioso de todo el mundo. (Véase la nota completa en: http://es.wikipedia.org/wiki/Napole%C3%B3n_Hill . Otro de sus libros: Piense y Hágase Rico es uno de los más vendidos en este campo.
  3. Si coloca en su buscador algo así como: ―AMP W. Clement Stone Napoleón Hill ―le saldrán multitud de referencias a este texto. Algunas de ellas son realmente buenas y le hará bien el leerlas. Pero lo mejor es que adquiera el libro y lo aprehenda, lo haga suyo. Múltiples editoriales lo han publicado una y otra vez. Le dejo aquí la portada de la editorial en la que yo lo compré  hace ya muchos años. Usted seguramente lo encontrará en alguna otra más moderna versión ―o incluso lo puede encontrar digitalizado―; da igual, lo que sí es importante es que haga de él su compañero, al menos durante una temporada.
  4. Este libro también es un magnífico apoyo para la realización del Banco de Energía del que le hemos hablado en otras postales. Véase por ejemplo: Banco de Energía: Sietes facetas de un diamante, o el titulado: Captación de Inmuebles: El Banco de Energía.

 

Fuente imagen de portada.