La inversión en vivienda acabará 2017 por encima del 4,5% del PIB

0
53

Según el Banco de España, en su último informe trimestral sobre la economía del país, la inversión de vivienda cerrará 2017 por encima del 4,5% PIB, un índice similar a la media de los países del entorno español “y que está muy alejado del 12% registrado en 2007”.

Por otra parte, la entidad afirma que el precio de la vivienda mantiene su tendencia en alza, siendo el coste de la vivienda nueva “ligeramente superior al de la vivienda usada”, aunque la diferencia ha ido disminuyendo en los últimos meses. Recordemos que el precio de la vivienda, en general, cayó un 45% desde el máximo alcanzado en 2007.

Madrid, Cataluña y Baleares han sido las comunidades que han registrado mayor crecimiento.

Por otra parte, el informe recoge que la inversión de vivienda ha avanzado un 1,5% entre el cuarto trimestre de 2017 y el tercero, ritmo superior al registrado por la constricción en su conjunto, cuyo promedio ha sido del 1%.

 

En este marco, la compraventa de vivienda también manifiesta una tendencia al alza desde los mínimos alcanzados en 2014, estando las transacciones “principalmente sostenidas” por el segmento de vivienda de segunda mano, mientras que las transacciones de viviendas nuevas “mantienen una trayectoria de ligero descenso”.

Asimismo, el mercado inmobiliario está mejorando su tono. “Se mantiene la tasa de contracción interanual de los préstamos para la adquisición de vivienda” pero “los nuevos préstamos concedidos no son suficientes para compensar las amortizaciones”.

 

En cuanto a obra nueva, su iniciación residencial también está mejorando, pero lleva “cierto retraso”, debido al “elevado stock” de viviendas sin vender, cuya absorción está siendo lenta.

Además, la demanda se concentra en áreas que no coinciden necesariamente con aquellas en las que están localizadas viviendas sin vender y esto da lugar al crecimiento dispar de los precios.

 

Será la demografía la que determine la evolución del mercado inmobiliario español. La institución estima en principio un progreso “favorable” del mercado de trabajo, de las condiciones de financiación y la construcción por parte de empresas del sector.