Las viviendas turísticas, cada vez más demandadas

0
322

El arrendamiento de viviendas turísticas ha aumentado un 25% en los dos últimos años.

Según el IV Barómetro de Alquiler Vacacional en España de HomeAway 2017, la demanda de la vivienda turística se ha incrementado notablemente en los dos últimos años (2016-2017). Esta tipología de vivienda ha sido alquilada por más de 22 millones de personas, suponiendo un incremento del 25% respecto a 2015-2014.

 

Más viajes cortos.

Actualmente se prefiere viajar más veces, pero durante menos tiempo. El estudio muestra que el número de viajes realizados en 2016-2017 por usuario de vivienda turística ha sido mayor (6,4) que el de usuarios de hoteles (5,7). Los viajeros que optaban por ambos tipos de alojamiento hacen un mayor número de viajes (7) que los que se hospedan solo en hoteles (5) o vivienda turística (3,7).

Quienes se alojan exclusivamente en una vivienda turística, contratan un mayor número de noches (5,5 noches) que los que se alojan en hotel (3,3) y son los usuarios de vivienda vacacional los que optan por una mayor duración de la estancia (6,4).

En función al número de personas alojadas, tenemos que hasta 4,1 huéspedes se alojan en una vivienda turística frente a los 2, 8 de los hoteles. Los viajeros que solo usan casa turística ascienden a 4,4.

 

Los principales usuarios son las familias.

La mitad de los usuarios de viviendas turísticas son las familias (51%), seguidas de las parejas (28%) y grupos de amigos (19%).

En el caso de los hoteles, los clientes más habituales son las parejas (52%) y las familias (33%).

 

Los usuarios gastan más.

El baremo estima que el gasto medio que generan los usuarios de una vivienda turística durante toda su estancia es de 2.436 € (533 € para el alquiler del alojamiento y el resto a gastos vinculados con la estancia), frente a los 1.339 € de los que se alojan en hotel (de los que 417 € gastos son de alojamiento y 923 €, otros gastos).

Estos datos presentan un aumento nominal del gasto total de los últimos dos año del 2% en el caso de la vivienda turística y una disminución del 2% en los hoteles.

Por otra parte, el incremento en el gasto en compras y consumiciones supuso un impacto económico importante en el entorno de las viviendas (restaurantes, bares, comercios, etc.).

 

Un mayor margen para la ubicación.

Los dos factores fundamentales que el usuario sigue buscando cuando se decanta por un alejamiento son el precio y la ubicación.

Como novedad en 2017, los usuarios de vivienda turística son más permisivos con la ubicación que los que se hospedan en hoteles, que dan más importancia a la distancia y al tiempo que se destina en llegar a los principales puntos de interés.

Después de su estancia, los usuarios de viviendas tienen a recomendar el alojamiento en mayor medida que los usuarios de los hoteles y los usuarios que optan por ambos tipos de alojamiento publican un mayor número de opiniones en internet en 2017 que en 2015.

 

Por último, según Juan Carlos Fernández, Director General de HomeAway para el sur de Europa, “el estudio demuestra que el alquiler vacacional sigue en auge en España y que cada vez más españoles apuestan por esta modalidad de alojamiento por su calidad y porque se adapta a sus necesidades actuales“. Y añade que “Además, el alquiler vacacional es totalmente complementario a la oferta hotelera ya que la mayoría de españoles combina en sus viajes de ocio ambas tipologías“.