Renovarse o padecer una vida deslucida

0
1542

Renovarse o padecer una vida deslucida…

…es la alternativa que examinamos hoy , de la mano de uno de los nuestros.

Hay momentos en los que los textos de Baltasar Gracián parecen haber sido escrito para los hombres de hoy, de tan actual que resultan. Y es que este aforismo 81: Usar el renovar su lucimiento, trata ―con  palabras venerables aunque un punto oscuras para los lectores actuales―, de la Innovación. Véase aquí:

Usar el renovar su lucimiento.Es privilegio de Fénix. Suele envejezerse la excelencia, y con ella la fama. La costumbre desminuye la admiración, y una mediana novedad suele vencer a la mayor eminencia envejecida. Usar, pues, del renacer en el valor, en el ingenio, en la dicha, en todo: empeñarse con novedades de vizarría, amaneciendo muchas vezes como el Sol, variando teatros al lucimiento, para que en el uno la privación y en el otro la novedad soliciten aquí el aplauso, si allí el desseo. (1)

Renovarse… Es privilegio de Fénix. (2)

 

Solo las personas excelentes se renuevan periódicamente. Y les es necesario porque si no hasta la misma excelencia  envejece y con ella el aprecio y la admiración que otros sienten hacia nosotros.

Aquí, Gracián, anima al lector a la renovación constante… durante toda la vida y la considera un privilegio de los mejores (privilegio de Fénix).

El autor vuelve a sorprendernos con una visión ultramoderna, como es que: aun cuando alcancemos la excelencia en el obrar -que es lo que nos otorga credibilidad, fama, a los ojos de los otros-, esto no basta, pues la excelencia no es un valor permanente sino que envejece, por eso hay que ir renovándola día a día.

Y su consejo se extiende no sólo a la excelencia laboral en el obrar, sino a todo: trabajo, conocimiento, vida, valor (novedades de vizarría) …

Sus últimas líneas conmoverían de placer a los gurúes de empresas más afamados, al comparar la necesaria renovación del hombre -y por extensión, de sus empresas- a los distintos modos, apariencias, escenarios, con el que el Sol aparece todos los días (amaneciendo muchas vezes como el Sol) . Todos los días son el día en que podemos renovarnos. Todos los días, es nuevo el amanecer y nuestras posibilidades para mejorar son frescas, lozanas  y posibles.

Note también y reflexione, sobre su extraordinaria última frase: “…variando teatros al lucimiento, para que en el uno la privación y en el otro la novedad soliciten aquí el aplauso, si allí el desseo.” Debemos lucirnos al actuar y al presentarnos, de modo que suscitemos tanto el deseo por lo que nosotros ofrecemos novedosamente como el aplauso por la novedad presentada…. ¡Marketing en estado puro, aunque fuese pensado para otras situaciones y tiempos anteriores!

 

 

 

Miguel Villarroya Martín / Madrid/ España/  10 de abril de 2016 / FrS.011 / ventasgrandes.net

Notas:

(1)  El texto original del aforismo presentado, el 81 de Baltasar Gracián: Usar el renovar su lucimiento ha sido extraído de la Primera edición del Oráculo Manual y Arte de la Prudencia, de Baltasar Gracián, publicado en Huesca, Aragón, en 1647. Y se presenta con la grafía original.

(2)  A través de los griegos conocimos la existencia mítica de una ave, que ellos situaban en los desiertos de Arabia y Asia, la cual poseía una rara virtud, la de renacer cada quinientos años de sus propias cenizas, renovada, con la conciencia anterior de lo que había hecho y presta a reiniciar eternamente un nuevo ciclo de vida. Moría y volvía a vivir tras su extinción en el fuego del nido que ella misma preparaba. La leyenda es seguramente más antigua ya que se encuentran referencias en muchos otros sitios del Mundo Antiguo y en múltiples versiones, pero en todas ellas la idea de muerte, renovación y mantenimiento del espíritu y un nuevo ciclo de vida después de la muerte, permanece.

Ahora bien, aquí el uso  de Gracián es más posible que se dirija también  y principalmente hacia la segunda acepción que tiene fénix, en nuestra lengua: la de Persona o cosa exquisita o única en su especie(RAE)  

(3)  La imagen utilizada ha sido tomada de la Wikipedia y según leemos en ella, se trata de un cuadro de autor anónimo, encontrado en Graus. (Graus es una localidad y municipio español de la Ribagorza, en la provincia de Huesca.)

(4)  Este aforismo, con sus comentarios, fue publicado hace unos años,  en  forma más breve, en mi revista Más y Mejores Ventas Inmobiliaria; de la que daremos cuenta próximamente, en esta misma web.

 

Fuente de la imagen de portada.