Un hombre cultivado

0
816
Un hombre cultivado

Ya hace tiempo que la expresión: “Es un hombre cultivado” (1) se ha hecho arcaica en nuestro idioma. En su lugar se prefiera la expresión: hombre culto. Pero aunque su significado todavía resulta evidente para muchos, no estará demás que anotemos lo que el diccionario dice de la palabra “cultivado”.

Cultivado: dícese del que ha adquirido amplia cultura y refinamiento. Siendo sus sinónimos palabras tales como: instruido, ilustrado, erudito, letrado, culto, etc., y alguno de sus antónimos, los de: analfabeto o inculto.

Pero la expresión hombre cultivado y su relación con la formación empieza hace 2500 años, en la Grecia Clásica, en la que la expresión se refería a una clase de hombre no ordinario Entonces ―y hoy― un hombre, o mujer, cultivado era/es un ideal a lograr, un objetivo que tenía/ tiene a la formación como herramienta para alcanzar aquel estado (2).

¡Cultive a su personal!

¿No ha pensado nunca en cultivar a su personal? Es decir, hacer lo necesario para que sus vendedores posean una amplia cultura inmobiliaria y un buen grado de refinamiento en el trato con los clientes. Y en cualquier caso, siguiendo al retórico Isócrates (3), construir, formar, cultivar, personas, que:

  • Sepan solucionar los problemas que se les presentarán en su trabajo diario.
  • Ejecuten con entusiasmo y diligencia la actividad práctica cotidiana.
  • Posean un alto grado de capacidad retórica y una buena capacidad para relacionarse socialmente.
  • Actúen con coraje para afrontar los problemas derivados de su trabajo
  • Conozcan, aprendan y se conduzcan prudentemente tanto ante el éxito como ante el fracaso.

 

¿Y ahora?

Quizás no esté “cultivando” a su personal ahora, pero, si es así ¿a qué espera para hacerlo?

¿Qué pasa cuando se pone usted a cultivar un terreno?… pues que al tiempo, obtiene usted una cosecha de la que no dispondría si hubiese dejado el terreno baldío, sin cultivar.

Su terreno de cultivo es la mente de sus comerciales. Siembre en ellos semillas de calidad; trabaje con diligencia sus huertos; riéguelos con el agua de la retribución económica y psicológica que necesiten; quite la malas yerbas; vigile que los “pájaros externos” no se coman la cosecha; protéjalos de las inclemencias… Y cuando la recoja, notará de verdad las ventajas de tal conducta.

¿No había pensado en hacerse hortelano?

¡Pues hágalo ya… o se quedará mañana sin fruto!

¡Siga con Salud!

 

 

 

Miguel Villarroya Martín / Madrid/ España/ 2 7 de Julio de 2016, / LdF.022   / ventasgrandes.net

Notas:

(1) ―«El hombre verdaderamente cultivado, asegura Isócrates, es aquel que tiene el don de dar con la buena solución o, por lo menos, con el mal menor; con la solución más adecuada a la coyuntura, y todo ello porque sustenta una opinión justa.» Véase en Historia de la educación en la Antigüedad, de  Henry-Irenée Marrou. Ediciones AKAL. ISBN 978-84-7600-052-6

(2) También debe anotarse la reflexión de  Jean Houssaye, en su texto: Cuestiones pedagógicas: una enciclopedia histórica. Siglo XXI Editores, sobre esta opinión de Isócrates: ―«Isócrates se opone conscientemente, en su definición de hombre cultivado, a Platón y al concepto socrático-platónico de formación. El hombre cultivado, que Isócrates considera en posesión de la filosofía, se califica en primer lugar por un entusiasmo de actividad práctica en lo cotidiano (con un sentido del momento adecuado: kairós); en segundo lugar por sus capacidades retóricas y buenas relaciones sociales; en tercer lugar por el valor y el dominio de sí mismo ante los peligros y la adversidad y, en cuarto, por la prudencia y la moderación en el éxito y la suerte.(Panatenaicos, 30-32).»

(3) Isócrates se refería al hombre en general, pero véase, cómo sus palabras pueden aplicarse especialmente bien, al Vendedor de Inmobiliaria. Una notas sobre el filósofo pueden encontrarse en al Wikipedia

(4) La imagen utilizada ha sido tomada de la Wikipedia. La fotografía pertenece a shakko y está bajo licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported . Agradecemos el permiso de reproducción, a todos los implicados.