Casi la mitad de españoles que viven en alquiler, pagan más de lo aconsejable

0
880

Según Eurostat, casi la mitad de españoles que están viviendo en régimen de alquiler emplean más del 40% de los ingresos familiares para tal fin. Así se ha registrado en el dato anual de 2016, cuando el porcentaje se situó en 43%. Este es uno de los índices más altos de la Unión Europea.

Está claro que la vivienda es el principal gasto de la mayoría de las familias, pero hay unos umbrales recomendados para el dinero que se destina a la misma. Los expertos están de acuerdo en que el gasto óptimo asignado debe estar entre el 20% y el 30% de los ingresos mensuales y 35% si se incluyen impuestos y reparaciones.

Lituania y Grecia superan a España. En el segundo país, el 85% de la población está pagando en alquiler más de lo recomendado.

La fuerte demanda de viviendas en alquiler frente a la falta de oferta es un problema que preocupa a los políticos de Europa, que solicitan un control en cuanto a los precios de alquiler en sus países ya que dicho mercado no termina de adaptarse a los cambios sociales y económicos

Por otra parte, España es uno de los países de la UE que tiene mayor porcentaje de la población como propietaria de un inmueble (contando tanto aquellos que tienen pagada la vivienda como los que todavía están abonando la hipoteca). No obstante, cada vez son más ciudadanos los que se decantan por el alquiler. De esta forma lo analizábamos en nuestros artículos: El 22% de los españoles alquila y  ¿Alquilar es tirar el dinero? Muchos españoles ya no lo creen así donde encontrábamos que en la población española se está produciendo un cambio de mentalidad. Además con la mejora de la economía, la demanda se ha fortalecido en las principales ciudades, donde existe más oferta de empleo.

Otros datos relevantes, que causan cierta problemática, son que nuestro país continúa siendo uno de los países europeos que menos vivienda de protección oficial dedica al alquiler y que un sector de la población comprendido entre los 15 y 34 años, en su mayoría, no tienen recursos para enfrentarse a los altos precios del alquiler que se producen, como indicábamos, por el aumento de demanda frente a la escasa oferta.