Los autónomos piden que se amplíe el cese de actividad hasta diciembre

0
336
Los autónomos piden que se amplíe el cese de actividad hasta diciembre

Las asociaciones de autónomos ATA y UPTA solicitan al Gobierno ampliar la prestación por Cese de Actividad extraordinario hasta final de año.  Se contempla tres fases para que los autónomos que lo soliciten puedan seguir acogidos hasta diciembre

Si nada cambia los autónomos que estén acogidos al Cese de Actividad extraordinario sólo podrán seguir beneficiándose de ella hasta el próximo 30 de junio.

Por esto el ATA y UPTA plantea una extensión de la prestación en tres fases, teniendo en cuenta las heterogeneidad del colectivo, para permitir a los profesionales más afectados por algunos factores como la estacionalidad de sus actividades seguir acogidos a la medida.

Esta  iniciativa podría ser la única salida para muchos de los 1,4 millones de trabajadores por cuenta propia.

Las tres fases de la prestación

El objetivo  es que se establezca un mecanismo similar al aprobado con los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs), pero con la prestación extraordinaria para autónomos.

Se trata de una prolongación de la prestación que es muy necesaria “para el sostenimiento de los autónomos y sus negocios en España”, según explican las asociaciones ATA y UPTA a través de un comunicado.

En concreto, la propuesta de desescalada del Cese de Actividad extraordinario constaría de tres fases, siempre teniendo en cuenta que se trata de una petición a la que el Gobierno todavía no ha dado el visto bueno.

Primera fase: hasta el 30 de junio

Esta primera fase ya está aprobada por el Ejecutivo y que permite que todos los que están acogidos a la prestación puedan seguir beneficiándose de ella hasta que finalice el mes de junio.

Segunda fase: hasta el 30 de septiembre

Esta estaría pendiente de ser aprobada por el Ejecutivo. Las asociaciones plantean varias novedades y proponen la primera extensión de la prestación, independientemente de lo que dure el Estado de Alarma.  Para acogerse a esta prórroga, que puede solicitarse desde el 1 de junio hasta el 30 de septiembre, ATA y UPTA proponen que se establezcan dos perfiles de beneficiario que tendrán derecho a la prestación y a la exoneración, esta vez, del 75% de su cuota mensual.

1.- Aquellos autónomos que estén afiliados al RETA y que hayan mantenido su afiliación durante el segundo trimestre de 2020. Este primer grupo de beneficiarios incluiría tanto a los que ya han sido beneficiarios de la prestación -pues no se les obligaba a darse de baja- como a los que todavía, por las circunstancias que fuera, no lo hubieran sido. Podrán solicitar la prestación extraordinaria siempre y cuando se encuentran en los siguientes supuestos:

  • Que su actividad esté afectada por cualquier tipo de medida de restricción sanitaria que haya puesto en marcha el Gobierno central o ayuntamientos y consorcios regionales.
  • Que su actividad se haya visto afectada por una caída de ingresos respecto al trimestre anterior con un % determinado 

2.-  También hay un segundo grupo de beneficiarios que pueden solicitar la prestación, que lo compondrían todos aquellos autónomos que no se hayan acogido previamente a la prestación extraordinaria. A éstos se les exigirá o bien haber estado dados de alta a 31 de mayo y no haber solicitado el Cese de Actividad o bien acreditar haber cotizado al menos durante 90 días entre el 1 de abril y el 31 de octubre de 2019. Además deberán cumplir alguno de los siguientes supuestos:

  • Que su actividad esté afectada por las restricciones sanitarias.
  • Que sus ingresos se hayan visto reducidos en, al menos, un 75% en el segundo trimestre con respecto al segundo trimestre de 2019.
  • Que mantengan la afiliación de alta durante el cobro de la nueva prestación.

Tercera fase hasta el 31 de diciembre

Será el último periodo de tiempo y durará tres meses, se prolongaría automáticamente la prestación extraordinaria a los que fueran beneficiarios de la anterior etapa, siempre y cuando persistiera el hecho causante de la misma y que motivó su concesión en la segunda fase. No obstante, se vuelve a reducir la cuota, esta vez, un 50%.

Asimismo, y según recoge la propuesta, en los casos en las que las restricciones sanitarias hubiesen dejado de afectar a la actividad, pero se mantuviese la caída del 75% de ingresos se podrá seguir disfrutando de la prestación, pero se tendría que comunicar a la mutua.

La estacionalidad, el factor clave

Una de las propuestas de ATA y UPTA es hacer extensible el Cese de Actividad extraordinario a todos los trabajadores por cuenta propia que lo necesiten, sin importar el sector el que desarrollen su actividad.

Desde las organizaciones de autónomos consideran que “un mismo sector, los negocios pueden estar en situaciones muy diferentes, en función del territorio y el entorno en el que se desarrolla la actividad, y más allá de casos muy concretos, como los autónomos de temporada” explican desde las organizaciones.

Ya lo explicó el presidente de ATA, Lorenzo Amor, en una rueda de prensa la semana pasada: “si bien ya se ha anunciado que, con la prórroga del Estado de Alarma, el Cese de Actividad se alarga hasta el 30 de junio, hay muchos autónomos en sectores con cierta estacionalidad, como feriantes, músicos, djs, y todos los que tienen un negocio vinculado al sector turístico, que empiezan ahora su actividad, que no van a tener ingresos y que siguen fuera del Cese de Actividad”

Esta  propuesta permitiría a aquellos autónomos cuyo periodo de actividad es muy concreto y estacional, especialmente el  verano, tener una ayuda para arrancar su actividad. Como pueden ser los feriantes, los heladeros, los circos, a hostelería de zonas turísticas.

Diferenciar los sectores donde se deberá extender la prestación extraordinaria y aquellos que no, será la clave de su instauración, al controlar los costes de  la misma.

Noticias relacionadas